Rebelión en el estado profundo (Deep State): la ilegalidad de Clinton ya no será oculta

Fecha de publicación: 02 11 2016, 22:03

Rebelión en el estado profundo (Deep State): la ilegalidad de Clinton ya no será oculta
El escándalo de Clinton y el FBI saca a la luz una importante fuerza política

Autora: Sofía Metelkina
Tsargrad

Obviamente, que la candidata a la presidencia de Estados Unidos pierde su última oportunidad de ganar en las elecciones presidenciales. Ahora los titulares de los diarios en esencia “Hillary lidera” se cambian por “el escándalo de Hillary” e incluso “Puede Clinton comprar las elecciones 2016”?.

w925

De acuerdo a la última encuesta, llevada a cabo por el canal de televisión ABC con el apoyo del periódico estadounidense “The Washington Post”, el 60% de los encuestados evaluó negativamente a la candidata Hillary Clinton. Importante señalar, que el 49% de ellos evalúa a la ex secretaria de estado en forma “muy desfavorable”.

El gran culpable de la caída en el reiting de Clinton fue la Oficina Federal de Investigación-FBI. En total durante los 11 días antes de la elección el jefe del FBI James Comey todavía tenia el valor de llevar a cabo la investigación de la causa de Clinton, que el republicano Donald Trump llamó “el gran escándalo político desde el tiempo de Watergate”.

Y aunque muchos medios de comunicación bajo el control demócrata intentar ocultar “el escándalo de los correos”, es obvio que derriba el reiting de la candidata demócrata. Así mismo, parece que los servicios de seguridad no han detenido. Hace algunos días después de la declaración de Comey, el FBI publicó material en la causa de Bill Clinton de 15 años de antigüedad. El ex presidente y marido de Hillary, como consideran en el FBI, ilegalmente indultó al financista y patrocinador del partido demócrata Mark Rich.

Los expertos y medios de comunicación se rascan la cabeza: qué es lo que impulsó al jefe del ente James Comey, que oculto el crimen de Clinton en víspera de la carrera presidencial, de repente satisface a los indignados funcionarios del FBI y la gente común, puede , que esto sea un presagio del alboroto del deep state americano?

Qué este Deep State?

Los ciudadanos llegaron a observar las mentiras obvias, aquí Trump y Clinton están atrapados en el debate de televisión, aquí el alcalde de nueva Cork hace cierta declaración, aquí anunciaron a Obama laureado con el premio nobel. La gente piensa, que es y que es lo que hay en la política real. Pero, de hecho, los líderes del partido se mantienen dentro del mismo estableshment (status quo). Sus ideas difieren en los detalles, pero que están dispuestos a basar, en especial en Asuntos Exteriores, la guerra y la paz.

Sin embargo, incluso la serie de televisión «House of Cards» duro en detrás de las escenas de la Casa Blanca no expresa la compleja estructura política de los Estados Unidos. Hay una autoridad pública, senadores, congresistas, el presidente y su entorno, qué ver. Esta política pública. Hay representantes de la clase política, los jefes del partido, funcionarios de los partidos Demócrata y Republicano. Esta es la nomenclatura de los partidos.

Hay sobre el poder círculos de lobby, en colaboración con políticos, expertos y grupos de presión ideológicos, tales como los neoconservadores. Hay élite financiera que existen por sí mismos, pero están dispuestos a promover activamente sus propios intereses. Por ejemplo, Clinton — un producto que están promoviendo activamente (aunque después de los escándalos de superficie con bastante poco éxito). Todos estos «crema nata de la sociedad» llamado en término del idioma Inglés «estableshment».

Sin embargo, en esta película le falta el elemento más importante. «la maquina estatal», la burocracia militar y el estado formado por personas reales que van a la función pública, y aún más en el poder o la estructura diplomática con una motivación patriótica definida. Con los años, en el estado, aprenden a apreciar el valor más importante, independientemente del color de la política llegado a la Casa Blanca, o estar de pie sobre la cabeza de su departamento. Recordar la última vez que el jefe del Pentágono, fue un militar y el Departamento de Estado-una carrera diplomática? Estas posiciones tienden a obtener la política, y no representantes de la burocracia estatal.

Para una estructura burocrática, gobierno centralista y sin ideología alguna en el periodismo político estadounidense existe un término especial: Deep state o el «Estado profundo». Son miembros de esta estructura de poder, que, por regla general, no aparecen en la televisión, pero que es el «cuerpo» del estado. El propósito de los representantes del Deep state es guardar el estado y servir a los intereses nacionales. En este sentido, en circunstancias críticas, los representantes del «estado profundo» son capaces de infringir las normas de la ley para evitar la derrota de Estados Unidos.
Guiados por el realismo y protegiendo los intereses nacionales, Deep state comienza dentro de los departamentos gubernamentales, pero está estrechamente relacionado con otros grupos dentro de la élite militar, administrativa, económica, intelectual y religiosa.

«Allí donde el Estado se convierte en una ideología, el mismo se cambia su calidad, dejando de ser una forma y se transforma en el contenido y, a continuación, deja de ser un accidente político y se convierte en su esencia. Al convertirse en una idea, el estado se separa del grupo gobernante pragmático y empieza formar parte de un grupo de elite especial: el grupo que profesa el estado como una filosofía e incluso la religión, «- así describe a este fenómeno el editor jefe de Tsargrad, el filósofo Alexander Duguin.

El concepto de Deep state no significa que es algo monolítico, sino por el contrario, dentro hay posibles diferencias, en particular sobre cuestiones políticas. Varios estructuras de poder y burocráticos en diferentes evaluaciones de los intereses nacionales del país, tienen un fondo y la tradición diferente, atrayendo a las personas de diferentes tipos psicológicos, como también la cultura profesional que esta influyendo sobre diferentes orientaciones ideológicas. Un ejemplo clásico, descrito por Seymour Hersh y un número de otros autores sobre el conflicto entre el Pentágono, y, en particular, la inteligencia militar, como también entre la administración de Obama y la CIA acerca de la cooperación con Rusia en el conflicto en Siria. Mientras los militares estaban dispuestos a compartir información y coordinar con sus homólogos rusos e incluso sirios (sic!), oponiéndose al desplazamiento de Bashar al-Assad, la CIA estaba intensamente armando la «oposición moderada», que rápidamente estaba convirtiéndose en una estructura radical. El ex jefe de la inteligencia militar, el teniente general Michael Flynn, posteriormente se convirtió en un asesor clave de la política exterior de Donald Trump. Los 88 militares de alto rango que estaban retirados se unieron a Flynn y apoyaron abiertamente al Trump, cuya posición con respecto a la alianza antiterrorista con Rusia es bien conocida. Pero el aparato del Departamento de Estado en realidad es más sanguinario todavía. En el verano de 2016 se informó de que 51 miembros del personal del ministro exterior de Estados Unidos firmaron un memorándum interno que contenía una ordenación para comenzar una guerra contra Assad. Y esto es también un ejemplo de la presión sobre la elite política del Deep state.

FBI y Clinton: la primera rebelión de Deep state

Por lo tanto, el establishment, la élite y el Deep state pueden solaparse en algunos temas, pero sus objetivos son muy diferentes. No podemos ignorar el Deep state, pero tal fenómeno existe. Por otra parte, el escándalo entre Clinton y el FBI muestra que en el «Estado profundo» no había una contradicción interna. Una parte de los servicios de seguridad estadounidenses, que, en contraste con la cosmopolita CIA, representan a una «América profunda», se resistió a las acciones hostiles del establishment y no quiere hacer la vista gorda a los delitos de Clinton. En el Deep state se dieron cuenta de que al permitir a que una mujer enferma y fácil de manipular ocupa el cargo presidencial, será un paso directo a la pérdida de la soberanía del país y ahora, es el momento para apoyar a un candidato que defiende los intereses nacionales, como Donald Trump.

De acuerdo con la información filtrada a la prensa estadounidense, en el nivel inferior entre los empleados del FBI se han acumulado un serio descontento. Y hay un porqué: al encubrir a Clinton, su jefe de facto ha arruinado la reputación del departamento y ha socavado la credibilidad de los políticos. En protesta, muchos agentes incluso presentaron su renuncia ya que la institución esta corrompida por una corrupción incurable. De hecho, esta es la primera revuelta de los responsables del destino del estado del Deep state.

«La simple realidad es que la reputación del FBI ha sido destruida en los ojos de la opinión pública estadounidense, que ahora está considerando el cuerpo del orden como una expansión paramilitar del Partido Demócrata. Solamente hay un rayo de esperanza de que sus colegas van a corregir a esta percepción y mostrarán al país que están en contra de su jefe.»-comentó Andrew Korybko, experto del centro analítico Katehon.

El hecho, es que los funcionarios públicos y los políticos van y vienen, pero el poder real permanece. El Deep state es responsable por el futuro del país. Y si ellos permiten que la delincuente Clinton llegue al poder y, con sus diabólicas carcajadas, comenzará bombardear Oriente Medio y aumentar la deuda nacional de los Estados Unidos, la responsabilidad recaerá sobre el núcleo de la burocracia estadounidense.

El temeroso jefe del FBI

Otra versión (y lo más probable, simplemente complementa la primera): James Comey simplemente temía por su futuro. Se hizo evidente que todo el secreto estaba claro, y ocultar siempre los crímenes de Clinton se hace imposible. En algún día iniciará una franca rebelión dentro del sistema o por las fuerzas de los ciudadanos comunes. Lo más probable, simultáneamente.

Guiándose de su bienestar y salud personal, a Comey convendría más a arrendar Clinton que ir con ella bajo el tribunal.

De todos modos a la corrupción de Washington y los saboteadores liberales fue lanzado un serio desafío-en la persona del Deep State, Donald Trump y el pueblo estadounidense.

La primera golondrina de la «Segunda Revolución Americana»

Prácticamente, es la primera vez que uno de los más altos representantes de las autoridades, “deserto” ante del establecimiento y las élites. Según los expertos, las elecciones ilegítimas en EEUU con el cubrimiento de Clinton es el primer paso hacia una «segunda revolución americana”
Ahora el establecimiento oficial teme más que nunca que va a perder sus posiciones de poder. Cuando en contra de ti se están rebelando tus propios subordinados, realizar los esquemas criminales se hace más difícil. El procedimiento de la elección de Clinton se pensaba hacer de una forma opaca tradicional, pero al lado de Trump están no solo los estadounidenses simples, y esto complica el juego.

Con mayor razón, el descontento con las maquinaciones electorales más puede conducir a los disturbios reales en los Estados Unidos. No obstante, todavía hay oportunidad de pasar una «segunda revolución americana» en un modo pacifico, en las elecciones. O sucederá por sí misma con unos serios disturbios en la calle. «Segunda Revolución Americana» terminará de una manera o de otra, pero es sólo una cuestión quien de dos de ellos con el tiempo gana: o será de modo de Trump, donde las personas están ganando establecimiento, o será de modo de Hillary, donde el establecimiento esta ganando el pueblo «, — concluye Centro Analítico Katehon.

Tags: ; ;