Las fuerzas iraquíes que participan en la operación de Mosul se quejan de la falta de apoyo aéreo por parte de EE.UU. y la coalición anti-EIIL.

Según ha informado este sábado el rotativo británico The Independent, tanto los altos mandos del Ejército de Irak como las fuerzas kurdas iraquíes (Peshmerga) aseguran que no cuentan con suficiente apoyo aéreo por parte de la llamada coalición que lidera EE.UU. contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en la operación para liberar Mosul, bastión de Daesh en Irak.

Varios de los integrantes de las fuerzas iraquíes citados señalan que en gran parte sus solicitudes para ataques aéreos sobre objetivos enemigos no llegan o llegan demasiado tarde cuando ya se han acabado los combates en la zona, hecho que hace que el bombardeo ya no sea eficaz.

El apoyo aéreo de la coalición prácticamente no existe (…) Esto es absurdo. Esperamos mucho más de la coalición”, afirma Naymaldin Karim, el gobernador de la ciudad de Kirkuk.

“El apoyo aéreo de la coalición prácticamente no existe (…) Esto es absurdo. Esperamos mucho más de la coalición”, afirma Naymaldin Karim, el gobernador de la ciudad de Kirkuk (norte), quien ha culpado a la coalición por la muerte de decenas de los Peshmerga que perdieron su vida en combate contra Daesh y que podrían estar vivo si hubieran tenido apoyo aéreo.

Al mismo tiempo un comandante de la 9na División Acorazada del Ejército de Irak, encargada de atacar a Daesh desde el norte de Mosul, ha informado que las tropas bajo su mando han sido incapaces de liberar más territorios debido a la falta de apoyo aéreo y, en muchas ocasiones, el retraso en estos.

“No hay apoyo aéreo. ¿Ves a algún avión (de guerra) en el cielo?”, ha dicho el comandante en cuestión, el teniente general Qasim al-Maliki, para luego añadir que ya ha perdido varios vehículos armados y tanques debido a la falta de ataques aéreos.

Oficiales de Defensa estadounidenses citados por The Independent dicen estar al tanto de la situación, no obstante, apuntan a la gran escala de la operación de Mosul como principal razón por la que no son capaces de proveer el requerido apoyo aéreo.

Las operaciones de la coalición anti-Daesh en Irak y Siria están bajo duras críticas por su baja efectividad y las muchas víctimas civiles que dejan, el más reciente de estos casos ha sido la muerte de al menos 10 mujeres en un bombardeo realizado ayer en Kirkuk.