Pasó una semana después de las elecciones parlamentarias cruciales en Montenegro. Parecería que era el momento de discutir los resultados y hacer pronósticos, pero no. Ningún resultado  oficial, reconocido  por todos, ni posición clara de parte  de la comunidad internacional, por no hablar de una sensación de tranquilidad y la perfección  en esta pequeña república balcánica.

Es importante señalar, aunque los temas  de adhesión a la UE y la OTAN, los participantes de la carrera preelectoral,  preferirían   dejar fuera, la inevitabilidad de esta elección histórica del nuevo gobierno había dominado durante todo el proceso electoral. Estaba claro: el destino de un solo  mandato  es capaz de decidir el destino del país para las generaciones venideras.

El Primer ministro Milo Djukanovic anunció su victoria inmediatamente en la noche  después de las elecciones, y de inmediato prometió a sus compatriotas la continuación del  camino pro-occidental. En aquel  momento,  según los datos de  dos principales centros de monitoreo, su Partido Democrático de los Socialistas y las Fuerzas  Unidas  de la oposición lucharon por un mandato. Esta situación  dice mas  sobre la escisión más profunda de la sociedad, sobre las contradicciones irreconciliables  entre  el pueblo, y si  vale la pena   de parte  del poder,  que ha llevado al país  a  tal  situación de hablar de «victoria»? La decisión más importante debe ser tomada en la situación explosiva para toda la región de los Balcanes-esta es la tragedia de las elecciones de Montenegro, que, por cierto, todavía no pueden ser consideradas válidas.

La oposición en plena vigencia-El Frente Democrático,  Gran Coalición “Klyuch” («Clave”),  Demócratas y el Partido Demócrata Socialista-se negaron unánimemente a reconocer los resultados de las elecciones. Incluso los resultados de la  nueva  votación que tuvo lugar el domingo en cuatro sitios,  deliberadamente se negaron  a reconocer.

La victoria de Mila Djukanovic no fue reconocida  no  sólo  por  la oposición en plena vigencia, sino   por la mitad del Parlamento hipotético. Él no recibió las felicitaciones de “victoria” de ninguno de los países europeos. La OTAN se limitó con  una breve declaración de saludo a las elecciones democráticas en Montenegro. Y según las palabras del analista Florian Bieber, que es miembro del Consejo de Europa  para los Balcanes (BiEPAG), en Montenegro, las elecciones estaban «lejos de la democracia», y eso es comprensible » a cualquier persona que siga  la política  y a las autoridades de Montenegro.» El profesor dijo que el problema  se concluye  «no sólo en el modo  de gobernar el país, sino también en el proceso electoral y, como el partido posee del estado.»

Resulta que, incluso los líderes de la Unión Europea, donde la mayoría de los países son  miembros de la OTAN, no querían ensuciarse las manos y apoyar abiertamente al fiel y obediente  líder montenegrino ¿Por qué?

«En Europa las simpatías por Milo Djukanovic ya no son muchas. La señora Merkel nunca tenía reuniones con él,  y no es casualidad. Y nosotros  sabemos  que importancia tiene Alemania en Europa. Y en Francia  no le simpatizan mucho, y nadie quiere darle la mano en Italia. En la UE, si Djukanovic pierde,  estarán  contentos.   Los Estados Unidos estarán descontentos, «- dijo antes de las elecciones, un periodista italiano, el ex eurodiputado  Giuglietto Chiesa. https://www.youtube.com/watch?time_continue=1&v=xbxgBGrPIK0 Y así sucedió.

Los vínculos  abiertos con la mafia, con  el tráfico de drogas y el tráfico de armas a través de los Balcanes a Oriente Medio — todos estos hechos de la biografía de Mila Djukanovic están  muy bien conocidos  en Europa, contra él en Italia ya están iniciadas causas penales. La retractación de las autoridades de Montenegro en el ambiente penal  fue necesaria para que se mantuviera bajo control gracias a estos «enlaces» de chantaje. Pero apoyar  abiertamente al monstruo creado por ellos mismos, el Occidente no se apresura- es demasiado sucio y poco democrático.

El ambiente en el cual pasaban las elecciones, era  no menos  depresivo que  la política montenegrina  en general.  Informaciones de los  observadores sobre tales  violaciones , como disputas en las comisiones y  locales no fueron suficientemente amplios, simplemente  se  perdieron  en los detalles mucho más terribles:  videos reales,  que  confirman el hecho de la llegada organizada de los extranjeros a votar a favor de DPS con los  documentos falsificados,  y las situación al borde  a de la comedia, cuando directamente en los recintos   los votantes exigieron el  dinero de los observadores  por su voto. La presión sobre la oposición en forma de numerosas detenciones, citaciones a los tribunales, falsificó las transcripciones de las  conversaciones falsificadas, las descargas en los medios de comunicación y otros atributos de las elecciones sucias  a lo eternamente continúan  hasta  hoy en día. La situación recuerda más bien el pánico del régimen,  que   esta  desesperadamente aferrándose al poder, que esquiva el curso de los acontecimientos democráticos.

Como  acorde   estrepitoso de  esta falsa desde el inicio hasta el final  sinfonía  sonó  el hecho de  la detención de un grupo de 20 ciudadanos de Serbia, encabezada por el ex comandante de la gendarmería  Bratislav Dikic, que  el mismo día  fueron acusados de terrorismo y de intento de golpe de estado, hasta atentar contra  Djukanovic. No satisfechos con la detención y  acusaciones  descaradas, las autoridades de Podgorica  se metieron en el combate  e inmediatamente  acusaron de terrorismo de estado a Serbia.  Con  lo que  firmaron  el veredicto a si mismos en  los Balcanes, según los expertos.

«Si Djukanovic se mantendrá en el poder, no imagino  cómo, después  Montenegro y Serbia cooperarían, si  hoy día nos acusan de terrorismo» -así comento el incidente  por  la noche después de las elecciones para News Front  el analista  serbio Miroslav Parovich, que estuvo presente en las elecciones en Montenegro. Recordó que el detenido Bratislav Dikich no tiene  ninguna relación con el estado de Serbia, que era un oficial en retiro, ahora » se ocupa de un cierto género de  política» y se ve en las acciones públicas.

No lo sabían en Podgorica? Por supuesto, sabían. Sin embargo, los votantes directamente en el día de  votación mostraron una «imagen» de  que   el poder  legal esta bajo amenaza y  debe ser apoyado. Podemos decir que es un truco de  eficacia  política dudable, pero se encajó bien en una serie  de detenciones, intimidaciones de las familias de los activistas de  oposición,  manipulaciones  de  medios de comunicación durante  toda la campaña electoral, y  en  manipulaciones con  votos  comprados  y con  extranjeros, cometidos por el régimen montenegrino.

Además del  efecto puramente electoral en la detención  de Dikic y otros serbios  se contenía  una cosa  más —  un momento político  o incluso ideológico.  No es casual  que los detenidos  eran ciudadanos de la vecina Serbia,  el  país más cercano de los Balcanes, de lazos familiares,   para  los montenegrinos

El  antiserbio  de  Djukanovic-este es su base para la futura orientación política del país, un signo  claro para Serbia, Rusia, Occidente  a la comunidad internacional ,  que Montenegro renuncia   de sus lazos y principios de su código cultural y el parentesco,  de sus vínculos históricos y principios  y esta  lista  para cualquier paso  hostil contra  sus vecinos y hermanos de sangre por el bien de unirse a la nueva  «familia europea». Es uno de los mosaicos  de la campaña multilateral anti-serbio dentro del estado (que  históricamente, es serbio), junto con el reconocimiento de la independencia «de Kosovo», una agresiva campaña contra la Iglesia Ortodoxa Serbia ( que Djukanovic  declaro una amenaza  para Montenegro), la introducción de la «lengua montenegrina (que en realidad es un dialecto serbio) y muchos otros.

Los Serbios constituyen  no  menos de  un tercio de la población de Montenegro,  notemos  que la diferencia entre  un serbio  y un montenegrino se encuentra sólo en  campo de su propia auto identificación. Ahora ellos según  el derecho natural de los ciudadanos de  poblaciones originarios de su  país, se convirtieron  en portadores y protectores de paradigma histórico-cultural antioccidental, y  a causa del curso  de Djukanovic,  automáticamente se vieron obligados  de hacerse de oposición.  Aquí esta la razón por la cual, las autoridades de Montenegro a pesar de la evidente pasividad de los funcionarios de Belgrado,  están tratando de hacer  de Serbia y de los serbios un enemigo.

Lo que  sólo exacerba  la  escisión  de la sociedad, llevando la situación a una ebullición.

 

Etiquetas: ; ; ;