m840712

La prensa de Belgrado organizó un escándalo, informando, que un grupo de rusos seria deportado de Serbia supuestamente por preparar un acto terrorista, ó bien un golpe de estado en la vecina Montenegro. Moscú tras Belgrado negó esta ficción.
Sin embargo los medios de comunicación ya ligaron el incidente ficticio incluso el viaje a Belgrado del secretario del Consejo de Seguridad de Rusia Nikolai Patrushev.

El ministerio de relaciones exteriores de Rusia ha llamado una “fabricación absoluta” la información escandalosa de la prensa de Belgrado acerca de la deportación de Serbia de un grupo de rusos, sospechosos en la preparación de actos terroristas.

“En cuanto a las informaciones de algunos medios de comunicación balcánicos y el diario “Kommersant” sobre la supuesta deportación de ciudadanos rusos de Serbia, algo mas que ficción absoluta puede ser llamado, informó el viernes en la tarde el departamento de información y prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores.- Con lamentación notamos que ya no es la primera vez que los periodistas no prestan suficiente atención en comprobar la fiabilidad de las fuentes de información, convirtiéndose, de hecho, en un instrumento de la guerra de información en manos de los políticos”.

El Departamento recomendó prestar atención a los comentarios hechos en la víspera por el representante del gobierno de la República de Serbia A. Vuchic del 27 de octubre del presente en que a esta publicación la describió como una “completa desinformación”.

En cuanto al viaje del Secretario del Consejo de Seguridad de Rusia Nikolai Patrushev a Belgrado fue planeado, la preparación empezó hace algunos meses atrás. Este tipo de eventos requieren serios estudios a largo plazo, informaron en la Plaza Smolesnko. Las ediciones anteriores de Belgrado dejaron en claro, que el objetivo de la visita-para discutir el incidente y para evitar el deterioro de las relaciones entre los 2 países.

El Kremlin no tenia conocimiento sobre la situación con el supuesto arresto en Serbia, informó el viernes por la tarde el secretario de prensa Dmitri Peskov. En cuanto a la visita de Patrushev a Serbia Peskov explicó: “dado el carácter especial de nuestras relaciones con los serbios, por supuesto, que es bastante normal, que ocurran tales intercambios de visitas. Por supuesto, que la principal vía es discutir las relaciones bilaterales la situación de los asuntos en la región”.

El jefe del Ministerio del Interior de Serbia Nebojsa Stefanovic también explico, que la visita fue acordada varios meses atrás. “los puntos que hablamos, incluida las conversaciones estándares. Nosotros hablamos sobre la lucha contra el terrorismo, el crimen organizado, el trafico de drogas”,-citando al ministro RIA NOVOSTI.

Durante la visita Patrushev, además de Stefanovic, lo recibió el presidente Tomislav Nikolic, el jefe del ministerio de relaciones exteriores Ivica Dacic y el primer ministro Alexander Vucic.
Discutieron la coordinación de las actividades en la arena internacional y la cooperación económica. Recordar, que Serbia se niega imponer sanciones a Rusia. Belgrado hizo hincapié, que esta interesado en unirse a la Unión Europea, sin embargo no lo hará a costo del empeoramiento de las relaciones con Moscú.

“La defensa del derecho para controlar su futuro”

Recordar, que en Montenegro el 16 de octubre se llevaron a cabo elecciones parlamentarias. El diario VZGLYAD contó, como en el día de las elecciones fue dispersado el pacifico “Maidan” que protestaba contra la OTAN. Ese mismo día las autoridades anunciaron la detención de 20 ciudadanos serbios bajo sospecha de preparar atentados terroristas y un golpe de estado. Según la fiscalía, durante el anuncio de los resultados de la votación el grupo estaba planeando atacar a la multitud reunida frente al edificio de la asamblea,-civiles y policías-, ocupar el edificio con el objetivo de “anunciar la victoria de uno de los partidos políticos”, y también “aprisionar al primer ministro de Montenegro”. El líder de la organización, supuestamente fue el ex jefe de gendarmería de Serbia Bratislav (Bato) Dikich.

El 17 de octubre el primer ministro de Montenegro Milo Djukanovic, quien dirige el partido Democrático de los socialistas, proclamó la victoria de su partido en las elecciones. “Nosotros defendimos a nuestro país y el derecho a controlar su futuro”,-dijo, confirmando una declaración anterior en el contexto de la adhesión a la UE y a la OTAN.

Una semana después Vucic informó, que los servicios de seguridad de Serbia arrestaron a un numero de personas, que organizaban la vigilancia de su homologo montenegrino, los detenidos trabajaron en conjunto con extranjeros, subrayó el líder serbio. Según Vucic, a los detenidos se les encontró una gran cantidad de dinero (125 mil euros), uniformes y otros artículos. Dicho sea de paso, mientras que la prensa serbia ha acusado a Rusia en provocar disturbios en Podgorica.

Un exagerado escándalo por orden de Podgorica

“Lo más probable que los medios de comunicación pudieron publicar este “pato” y por el dinero montenegrino, por orden de Podgorica”,-piensa el que trabajaba en Montenegro, el periodista y activista político Konstantin Kniyrik. Él recuerda que por supuestas sospechas en organizar actos terroristas en la previa y en el día de las elecciones se llevó a cabo una cantidad de búsqueda y detenciones. “Como resultado el régimen de Djukanovic recibió prácticamente carta blanca para la represión. El nivel real de apoyo al partido del gobierno después del anuncio del índice de adhesión del país a la OTAN fue el más bajo para el momento de su gobierno”,-dijo Kniyrik al diario Vzglyad.

«El escándalo fue cubierto en todos los periódicos sensacionalistas de Serbia, pero en realidad no había nada de eso. Esto era parte de una campaña asociada exclusivamente con la purga interna de los funcionarios, lo que resultó, tal vez, en algunos connotados ciudadanos de Rusia que puedan tener activos en Serbia. Pero entonces toda la histeria antirrusa se calmó, el escándalo se convirtió en un fiasco», — dijo el analista político.

Según Samodurov, el actual gobierno esta demasiado ligado a los funcionarios de la Unión Europea y por lo tanto organiza gestiones antirrusas: “lamentablemente ó afortunadamente, los Balcanes no están incluidos en nuestros intereses geopolíticos”.

“Encontrar la huella rusa” es siempre fácil si se desea

Samodurov también señala que las acusaciones de interferencia de los ciudadanos rusos en la vida política de Montenegro también no es nada nuevo, incluso en el último año Podgorica afirmó que Moscú supuestamente prepara la «revolución naranja» con el fin de impedir la entrada de Montenegro en la OTAN.

“No hubo ninguna evidencia concluyente mostrada a la opinión pública. No hay evidencia de la participación de los ciudadanos rusos, de los más expertos, politólogos, en la organización de las acciones de protestas no han sido confirmadas. Estoy seguro de que el acontecimiento de hoy será la mismo que la ola de histeria informativa»,-explicó. El experto considera que las autoridades de Serbia también, “lamentablemente, se han convertido en un instrumento de un ataque planeado en contra de nuestro país.»

Samodurov dijo que el deseo de la «mano de Moscú» puede estar vinculado a cualquier desarrollo en la región. «Hay un gran número de ciudadanos rusos que tienen propiedades allí, y los turistas rusos- son una de las principales fuentes de ingresos en Montenegro. Encontrar rastro ruso no es difícil»,- dijo el experto.

«De hecho Moscú no lleva a cabo una política activa en la región. Ahora, por desgracia ó afortunadamente, los Balcanes no están incluidos en nuestros intereses geopolíticos. Todas las conversaciones sobre la base militar de la Federación Rusa en la ciudad de Bar de Montenegro permanece en las conversaciones»,- dijo el analista. «El esquema, que nos enseñan algunos periódicos son demasiado obvios: Patrushev llegó a Serbia para resolver el problema con los rusos, acusados de organizar disturbios en Montenegro. Demasiado de alguna manera evidente para el «gran juego», — dijo.

Según Samodurov, en el país es bastante fuerte el sentimiento contra la OTAN y pro-ruso. «No hubo ninguna presión exterior para organizar protestas en este país que ni siquiera necesita»,-dijo el experto.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;