ministerio-de-asuntos-exteriores-de-siria-2

Damasco-SANA

31.10.2016

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Emigración de la República Árabe Siria dirigió dos cartas idénticas al Secretario General y al Presidente del Consejo de Seguridad de la ONU. En ellas está indicado  que los grupos terroristas, incluyendo los que Washington  ama llamar «moderados», cometieron un nuevo delito en Alepo. Las pandillas han utilizado armas químicas prohibidas por la comunidad internacional.

Estos grupos terroristas han utilizado el régimen de «silencio» durante  dos semanas, que  la RAS  se comprometio de mantener. Las pandillas utilizan conchas con sustancias venenosas (OS) para el bombardeo de Alepo en  la zona1070 y  en la zona de un barrio residencial de Al-Hamdani concretamente, usaron gas de cloro. Como resultado, 48 civiles y militares  del Ejercito arabe Sirio  sintieron la asfixia y  fueron hospitalizados.

El Ministerio de Asuntos Exteriores sirio añadió que la RAS considera como su deber ante la comunidad internacional  de presentar los hechos de los crímenes que cometen organizaciones terroristas instigados de algunos países, con silencio de otros, respecto  al hecho

La cancillería siria subrayó que solamente en los 3 últimos días el número de proyectiles disparados hacia la parte occidental de Alepo por los terroristas escondidos en la parte oriental supero más de 50 cohetes «Grad» y  mas 30 de cilindros de gas artesanales. Como resultado del bombardeo fueron asesinados  84 civiles, la mayoría de ellos son  mujeres y niños, 280 personas recibieron heridas de diferentes grados de severidad. Además, se constan significativos daños materiales a la propiedad privada y pública.

El gobierno de la RAS  en conformidad  a las normas internacionales, formó un grupo especial de  investigaciones de los crímenes de aplicación de las substancias venenosas en Alepo y presentará los resultados de la investigación de las organizaciones internacionales correspondientes.

El documento señaló que los países occidentales siempre  han cubierto y protegido los crímenes  de  Daesh y «Dzhebhat An-Nusra» (organización, prohibida en la Federación Rusa), incluyendo el uso de armas químicas. En vez  de presentar las acusaciones  a los terroristas, en particular a  «Dzhebhat An-Nusra» y otras bandas que algunos países prefieren llamar  los terroristas «moderados» e imponer sobre ellos toda la responsabilidad por sus crímenes, estos estados constantemente insistían en acusar otra parte.

Mientras  RAS condena cualquier uso de armas químicas, la campaña  de algunos países occidentales  está dirigida  a la   injusta  desinformación calumniosa  de Siria. Las acusaciones deben ser redirigidas contra los terroristas y los que les apoyan, suministrando prohibido con prohibidas substancias venenosas por sus propios fines egoístas e intereses políticos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Emigrantes  de la República Árabe Siria dijo que Damasco ha dado a la comunidad internacional  una información precisa en  respecto de eso sobre los países que participan en el suministro de las  bandas con las sustancias tóxicas, tales como Arabia Saudita, Turquía y Qatar. Además, el papel de algunos países occidentales que suministran  a los terroristas con substancias prohibidas y armas  se confirma abiertamente en las declaraciones de los representantes de tales países, como EE.UU., Francia y Gran Bretaña. Estas naciones occidentales cínicamente anuncian su apoyo a grupos terroristas takfiristas que cometen crímenes monstruosos contra la población civil de Siria. Además, estos mismos países cubren los terroristas y en la arena mundial, y en los medios de comunicación,  que distorsionando los hechos, han perdido su reputación y credibilidad.

En conclusión, se dice que Siria pide una vez más a la comunidad internacional para que ejerza presión sobre los países que apoyan el terrorismo, en particular, para detener el suministro de militantes con armas y substancias venenosas prohibidas.  Se dice  que tales acciones sólo prolongan la crisis y contribuyen  al exterminio del país, la gente y la infraestructura de la economía.La RAS  también pide  que todos los países que participan  en la investigación de la utilización de las sustancias venenosas  en Siria o Irak, presenten las investigaciones e informes transparentes y veraces, sin la presión de los estados conocidos, en particular los Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, que politizaron  la investigación hasta la  flagrante falta de vergüenza en vez  de tratar de proteger  la exactitud de la informes de estas organizaciones.

Fuente