Publicado por: Nahia Sanzo
Artículo Original: Antifashist

6fihbfyq

Simon Petliura (en el centro), Yevvhen Konovalets (a la derecha) y Roman Dashkevych durante el Acta de Unificación en la plaza Santa Sofía de Kiev, 22 de enero de 1919.

Las actividades del Instituto de la Memoria de Vyatrovich en el intento de lavar la sangre de los uniformes de los nuevos héroes de Ucrania han causado un problema para el Gobierno de Groisman.

¿Qué pasó? Vyatrovich afirmó que los soldados de UPA [el Ejército Insurgente Ucraniano] son los verdaderos héroes de la Segunda Guerra Mundial; Klitshko ha abrazado la banderización de la capital, el Parlamento insiste con el pacto Ribbentrop-Molotov…y al final todo vuelve al Gobierno. Para no quedarse atrás con el proceso de enaltecimiento de asesinos y verdugos, el Gobierno ha creado un plan de medidas para celebrar el centenario de lo que llaman la revolución ucraniana 1917-1921 y para honrar la memoria de sus participantes, lo que incluye la construcción de un Monumento a la Unidad y otro al líder del Directorio y atamán de la República Popular de Ucrania, Simon Petliura, en Kiev. Parece ser que se construirá frente a la sinagoga de Brodsky de la capital, curioso teniendo en cuenta que Petliura, iniciador de los pogromos antisemitas, trabajó para “limpiar” de judíos la ciudad.

Se asocia a este nuevo héroe de Ucrania, otro de los puntos negros de la historia ucraniana, con los excesos antisemitas de sus seguidores, que dieron lugar a un gran número de víctimas entre la población judía. No fue una sorpresa que Petliura fuera asesinado por el judío Samuel Schwartzbard en París como venganza por los pogromos contra la población judía y concretamente por la muerte de su familia a manos de los héroes de la actual Ucrania. El tribunal absolvió al asesino de Petliura. Y cien años después, el líder del Directorio ha sido absuelto por Maidan y el nacionalismo banderista erige monumentos a los asesinos.

Todas estas historias han causado un airado rechazo por parte de la comunidad judía, hasta el punto de que el Centro Simon Wiesenthal ha exigido públicamente a las autoridades ucranianas que cese en la práctica de enaltecer a los asesinos de judíos, en este caso en relación a la decisión de instalar un monumento a Simon Petliura.

“Estamos extremadamente tristes tras conocer que Ucrania vuelve a honrar la memoria de un hombre involucrado en el asesinato de judíos. Por algún motivo, en la Ucrania actual, el asesinato de judíos no descalifica a una persona de poder ascender al rango de héroe ucraniano. Eso es algo que tiene que acabar”, afirmó Efraim Zuroff, director de la delegación de Jerusalén del Centro Simon Wiesenthal. Zuroff dirige la oficina de Jerusalén del centro, cuya sede principal se encuentra en Los Ángeles y que es una de las organizaciones por los derechos humanos más importantes del mundo. La fama de Zuroff se debe, no solo a la lucha contra el antisemitismo moderno, sino a la “caza de nazis”, la persecución de criminales de guerra nazis que se han escondido de la justicia.

Sin embargo, pese a que han pasado décadas desde la victoria soviética sobre el nazismo, este vuelve a levantar la cabeza en la “Ucrania europea”.

Por cierto, este no es el primer caso en el que desde el extranjero se muestra ira por el enaltecimiento de nazis, algo que en Ucrania se ha elevado a política de Estado. Exactamente hace un mes, desde la tribuna del Parlamento, el presidente de Israel acusó a los “héroes” ucranianos de colaborar en el Holocausto. En presencia del presidente, afirmó: “Muchos de los cómplices de este crimen eran ucranianos. Y especialmente relevante es el caso de los soldados de OUN, que se burlaron de los judíos, los asesinaron y en muchos casos los entregaron a los alemanes”, afirmó el presidente Rivkin.

Como respuesta, Vyatrovich tiró del recurso de alegar que el líder israelí ha caído en los mitos del NKVD, cuando en realidad los soldados de OUN salvaron a niños judíos y “no todos los soldados de OUN eran policías”. Así que parece que los patriotas ucranianos continuarán la práctica de enaltecer a quienes incitaron asesinatos masivos de judíos, polacos y rusos.

Etiquetas: ; ; ;