Traducido por: Nahia Sanzo
Artículo Original: Ukraina.ru

carbon

Sensacionalismo o dura realidad. En Ucrania se habla de los trucos utilizados por Kiev para suministrar electricidad a la RPD y la RPL a cambio de carbón.

¿Exportaciones de carbón a Ucrania?

A causa de la guerra en Donbass, Ucrania ha perdido acceso a gran parte de las minas. Las más lucrativas han quedado en el territorio fuera del control de Kiev, mientras que las compañías que sí siguen bajo control ucraniano producen carbón de escaso beneficio.

Kiev se ha visto obligado a importar carbón de Sudáfrica, Estados Unidos y Rusia. El ministro de Energía e Industria del Carbón de Ucrania, Igor Nasalik, declaró que Ucrania es capaz de producir electricidad sin necesidad del suministro de carbón de la parte de Donbass que Kiev no controla. Sin embargo, ese suministro continúa. Así lo han afirmado en repetidas ocasiones los líderes de la RPD y la RPL. Ahora esa información también está confirmada por las declaraciones del ministro para los “Territorios Temporalmente Ocupados y Desplazados Internos”, Vadim Chernysh, en una entrevista concedida a Hromadske Radio.

“Sí, las entregas continúan. También en las regiones de Donetsk y Lugansk. En la región de Lugansk la situación es complicada. Técnicamente, la planta eléctrica de Lugansk, que está situada prácticamente en la línea del frente, suministra electricidad al territorio fuera de control. Sin embargo, el carbón para la planta llega de esos territorios fuera de nuestro control. Así que estamos condenados a esos intercambios. Pero esa electricidad la consumen únicamente la población y empresas que pagan impuestos y están registradas según la legislación ucraniana”, afirmó Chernysh.

Algunos expertos han tratado de explicar las vagas declaraciones del ministro y de analizar cómo dicho mecanismo puede cumplir con la legislación ucraniana.

“Según tengo entendido, funciona así: el carbón se vende a través de empresas que están registradas en Ucrania y que producen en los territorios controlados por la RPD y la RPL. Desde el punto de vista de la legislación, todo va bien. Se puede decir que hay un pequeño matiz. Parte de la energía, como por ejemplo el gas natural, procede de Rusia. No existe un intercambio directo entre la RDP/RPL y Ucrania. Chernysh no especificó qué quiso decir exactamente con la palabra intercambio. Muchos productos dependen de los suministros de combustible (la gasolina, equipamiento para el ferrocarril, productos domésticos, etc.). Parte de ello llega de contrabando tanto desde Ucrania como hacia Ucrania y otra parte va a cargo de empresas oficialmente registradas en Ucrania”, explicó a Ukraina.ru Yuriy Korolchuk, exdirector de prensa de Naftogaz y miembro del Consejo Supervisor del Instituto de Estrategia Energética.

Según el economista y codirector de la Fundación de Estrategia Energética Dmytro Marunich, la compra de carbón de la RPD y la RPL por parte de Kiev es, en realidad, una importación. Sin embargo, no se quiere reconocer en los círculos políticos.

“Lo consideramos una importación que pasa por la aduana. La planta energética DTEK no suministra energía allí. Simplemente toman el carbón de las empresas de DTEK que se encuentran en territorio fuera de control de Kiev y pagan por él. Así que el carbón se quema para generar energía en territorio ucraniano por las mismas empresas dueñas de DTEK”, explicó Marunich.

Un tema espinoso

El líder de la República Popular de Donetsk, Alexander Zajarchenko, afirmó que la RPD vende a Kiev hasta el 70% del carbón que se produce en la República y está dispuesta a continuar con este trato. “Comerciamos con Ucrania. Es un tema espinoso para Poroshenko porque sin nuestro carbón, Ucrania no podría sobrevivir. Ahora tienen sobre dos millones de toneladas de reserva, pero necesitan 3,5 millones. No tienen tiempo material para conseguirlo, disponen del dinero y la oportunidad, pero la logística no está ahí”, afirmó.

Según Korolchuk, los cálculos de Zajarchenko pueden ser correctos si se tienen en cuenta todas las importaciones. En total, la RPD exporta alrededor de doce millones de toneladas de carbón, de los cuales nueve millones van a Ucrania. Pero eso lleva directamente al reconocimiento de las Repúblicas. Si las autoridades ucranianas reconocen oficialmente las importaciones desde las Repúblicas, que consideran terroristas, ¿cómo pueden explicar que tienen relaciones [comerciales] con ellas?

Korolchuk recordó que en la web del SBU, todas las empresas de la RPD y la RPL están registradas como ucranianas. Pese a que las minas fueran públicas y ahora estén controladas por la RPD y la RPL, Ucrania las sigue considerando ucranianas. “Eso supone una cuestión filosófica y moral. No se puede considerar el suministro de carbón desde la RPD y la RPL como importaciones ni por el Gobierno ni como política. Esa zona no está bajo control del Gobierno. Es complicado de facturar. Si se factura a Zajarchenko, supone un reconocimiento de las Repúblicas y la admisión de una relación con ellas”, concluyó el experto.

Según Dmitry Marunich, las declaraciones de Chernysh son contrarias a la política oficial del Gobierno, que en el año 2015 prohibió el suministro de electricidad a la RPD y la RPL. Sin embargo, se siguen produciendo parte de los suministros.

“Por ejemplo, en la planta eléctrica de Uglegorsk, que está en el frente, no excluiría la posibilidad de que parte del suministro eléctrico pueda llegar a los territorios no controlados por Ucrania. Insisto, este suministro se produce contra las decisiones del Gobierno. La planta de Lugansk no pertenece al Estado, trabaja al margen del Ministerio de Energía de Ucrania. Es propiedad privada, DTEK. Ahí el dueño decide por su cuenta el asunto del carbón”.

En cualquier caso, todo ocurre porque Ucrania necesita carbón. Según Korolchuk, Ucrania importa un total de 24 millones de toneladas de carbón, nueve de las cuales proceden de la RPD y la RPL.

En términos generales, el compañero Chernysh se expresa con claridad. Pero nada está claro. Así ocurre siempre con el lenguaje utilizado para referirse a la RPD y la RPL. Por ejemplo, el presidente de Ucrania habló recientemente del estatus de los “prisioneros”. Parece referirse a una guerra que dura ya dos años, pero que nadie ha declarado. Se ha calificado como ATO [operación antiterrorista]. Es como si fuera una deuda por el gas y la electricidad con las Repúblicas, que a su vez no pagan impuestos. Pero también hay oficiales que explican estos trucos con las Repúblicas. ¿O es con los terroristas?

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;