Autora: Olga Talova

Ucrania está introduciendo un plan «Anti-Shatun» («Anti-Agitador»): el poder ha establecido la sede de la lucha contra el tercer Maidán. Quien esté insatisfecho con las tarifas, los precios, la libertad de expresión, la restricción de los derechos constitucionales, es declarado agente del Kremlin, entonces los patriotas se tendrán que sentar tranquilamente en sus chozas y maldecir a Putin, ¡porque poner tiendas de campaña, quemar a la policía y apoderarse de los edificios administrativos ya no se permite!.

4qnhocnpwczi

A diferencia del «tirano» Yanukovych, el régimen de Poroshenko respondió de inmediato al peligro: hay previstas protestas sociales en masa contra el genocidio social del gobierno para el 15 y 19 de noviembre. Muchos ya han recibido facturas con precios inasequibles por servicios públicos, y cada día, hay más inversores defraudados por los bancos, con Valeria Gontareva como jefa del Banco Nacional de Ucrania (NBU). En resumen, el suelo está abonado para marchas públicas pero el poder está vigilante. Ya ha creado un comité organizador especial para suprimir las protestas.

Está presidido por Alexander Turchinov, secretario del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania (NSDC), experto en la eliminación de la disidencia y uno de los generadores de poder del golpe de hace tres años. De acuerdo con algunas fuentes, la estructura también incluye a Arsen Avakov, ministro de Asuntos Interiores, Yuri Lutsenko, fiscal general, Viktor Muzhenko, jefe del Estado Mayor, representantes del Servicio de Seguridad e inteligencia, así como el diputado Sergey Pashinskiy, aparentemente, responsable de los rifles de los francotiradores.

Parece que el garante de la Constitución es resoluto y no retrocederá antes de disparar varios centenares de «calabacines». Como dicen, no es la primera vez. Más tarde, el mismo Poroshenko declarará que es el Kremlin el que quiere desestabilizar la situación. Curiosamente, las fuerzas de seguridad están agrupadas en una base del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania, lo que significa que, inicialmente, se preparan para usar la fuerza contra el «mitin de la paz»: el actual gobierno de Maidán no se quedará parado y, a diferencia de la «Panda criminal», comenzará a extinguir el fuego antes de que brote.

Entre las medidas previstas, está la dispersión de las protestas y la introducción de la ley marcial en Kiev, si la situación entra en una etapa de confrontación militar. La primera reunión del cuartel general se llevó a cabo en la calle Bankovaya el domingo. Según los medios de comunicación, se tomaron varias decisiones.

Se ordena a la policía no permitir entrar los medios de transporte de los manifestantes a la capital, es decir, detener todos los autobuses y coches con manifestantes.

Las autoridades de Kiev y las fuerzas de seguridad están obligadas a impedir, por cualquier medio, la instalación de equipos y tiendas de campaña en el Maidán (Plaza de la Independencia).

El municipio debe lograr, a través del juzgado, una prohibición de la celebración de mítines en la capital.

Groisman ha dado instrucciones a todos los gobernadores para que no abandonen sus regiones y supervisen la situación sobre el terreno.

Según los rumores, las unidades de las Fuerzas Armadas de Ucrania se concentran cerca de Kiev con el fin de disuadir a los participantes más persistentes de la «conspiración anti-Poroshenko».

El SBU también ha sido instruido para cortar emisiones en la televisión y en Internet. Han sido inhabilitados el «Intertelecom», y sus millones de usuarios. Las autoridades se están preparando para cerrar el estudio de Savik Shuster donde se invita a los políticos de la oposición…

Se propone que los parlamentarios de las facciones de la coalición (el Bloque Petro Poroshenko (BPP) y el Frente Popular) organicen, con atletas y empleados de seguridad privada, unidades que ayudarán a los agentes del orden a dispersar las protestas, si es necesario. La inteligencia se encargará de revelar la información sobre el «rastro ruso» en las protestas emergentes. También se estudia la cuestión de cortar la televisión y la radio.

Si todas estas medidas no tienen efecto, y la protesta se convierten en manifestaciones a gran escala con el bloqueo de edificios administrativos, las fuerzas de seguridad recibirán la orden de dispersar las protestas y arrestar a sus líderes. Con este fin, se planea utilizar unidades de la Guardia Nacional, las Fuerzas Armadas y las Fuerzas Especiales de Ucrania. En la reunión, según fuentes, el Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania fue instruido para preparar un proyecto de reglamentos sobre la introducción de la ley marcial y un régimen de toque de queda en Kiev.

En una palabra, las autoridades actuales, a diferencia de Yanukovich, no van a huir vergonzosamente ante el espectáculo de «onizhedety» ( «sonsoloniños») o desesperados «pensionistas». Por el contrario, los políticos que llegaron a sus altos cargos directamente desde el Maidán, se aferran al poder por cualquier medio, y dispararán, sin dudar, a otros “Cien en el cielo”, si es necesario. Una rata acorralada siempre muerde, y las redes ya advierten sobre tener prudencia y precaución.