ohrana-yolki

22.11.2016

En la víspera de   la Navidad en Europa pueden volver entre tres y cinco mil combatientes europeos que luchan en Siria. Tales preocupaciones  fueron expresadas por el ministro del Interior de Bélgica Jan Jambon hace una semana

«Las posiciones del» Estado islámico «* en Raqqa y Mosul  están atacadas. Los combatientes  belgas que han podido quedarse para ayudar a defender al EIIL, — y tenemos que  examinar esta informacion con mucho cuidado- El «Estado islámico» les enviará de vuelta. No sólo los 200 belgas, sino también de tres a cinco mil europeos que están ahí, «- dijo Jambon  en una entrevista  a la compañía de radiodifusión RTBF.

Según él, ya  han devuelto 117 belgas que combatieron en las filas de los terroristas. «La mitad de ellos están en prisión, otros están  bajo vigilancia», — dijo Jambon.

Está claro que los militantes no vuelven  para encontrar la fiesta cristiana con la familia.

Esto demuestra un   ejemplo de  un grupo de nativos de Tayikistán, Uzbekistán y Kirguistán, que fueron detenidos por agentes del FSB   (Servicio Federal de Seguridad de Rusia) en Moscú y San Petersburgo durante  los días feriados en la semana. Los miembros de la rama de San Petersburgo mantenían en casa  el arsenal  de varios fusiles de Kalashnikovs, pistolas y explosivos. Según  la información de prensa, se adherían a la ideología del «Estado islámico», y planearon  de hacer estallar en San Petersburgo, dos grandes centros comerciales — «Galería» en la Ligovsky Avenue y «Academpark» en la Avenida de la Ciencia. Y luego abrir fuego con armas automáticas, como fue en París hace un año atrás.

Es de destacar que los miembros del grupo no tenían experiencia de combate, y se encontraban bajo la influencia de un  fanático-tayiko,  que les convenció  que «es mejor morir en la yihad en Siria que  pudrirse en la cárcel en su tierra natal.» De acuerdo con «Kommersant», el líder del grupo llevaba tratativas con los líderes de la  EIIL sobre el envío de la gente a Siria, pero le aconsejaron primeramente probar la lealtad con acciones en  la Federación de Rusia. Así, el grupo comenzó a armarlo, pero en el momento oportuno intervinieron  los servicios de seguridad

La amenaza para Europa es más grave, porque  de Siria  regresarán no diletantes, sino  la gente con experiencia de combate y acostumbrada a los asesinatos,  por no decir «congelada». Aunque Jan Jambon dice que la situación está bajo el control, y «todos los servicios de seguridad están monitoreando  y se intercambian información”, el golpe de parte de los militantes puede ser muy fuerte.

Baste recordar que, poco después de los ataques terroristas en París el 13 de noviembre de 2015, el primer ministro de Bélgica Charles Michel declaró sobre la amenaza de un grande  ataque terrorista en Bruselas. El nivel de la gravedad en el país  fue actualizado   hasta el punto «inevitable», y las agencias de inteligencia y las fuerzas de seguridad están en estado de alerta. Sin embargo, esto no impide los ataques. El 22 de de marzo de 2016 en  la sala de partida del aeropuerto de Bruselas  se detonaron  dos explosiones cometidas por terroristas suicidas. La tercera tuvo lugar en el tren de metro,  que pasaba bajo el barrio  residencial “Europeo» de la ciudad. Como resultado de los ataques  decenas de personas perecieron  y unas 200 resultaron heridas.  La responsabilidad la asumió el «Estado islámico».

Tengamos en cuenta, que después de la tragedia,  Jan Jambon  y el ministro de Justicia, Koen Geens, han presentado sus dimisiones, pero el primer  ministro del pais  estas renuncias no las ha aceptado.

Los periodistas de la edicion rusa » Svobodnaya pressa» preguntaron a losexpertos rusos de  las fuerzas especiales de la lucha antiterrorista  sobre la posibilidad de nuevos  ataques terroristas en Europa.

— ¿Es capaz  Europa  evitar los ataques  esta vez, y por donde concretamente pueden golpear los terroristas?

— La amenaza de la caída de Mosul y Raqqa obliga a los militantes del Estado Islámico  de dispersarse — dijo el vicepresidente de la Asociación Internacional  de los  veteranos de la División  antiterrorista «Alfa«,  teniente coronel  de la FSB (Servicio Federal de  Seguridad de  Rusia) Alexey Filatov. — Es lógico que van a ir a lugares  de  su estancia local: los belgas en Bélgica, los franceses en Francia. Es poco probable que vayan a ir a un tercer país, pero incluso en este caso, la mayor parte de los combatientes volverán al país  de donde partieron a combatir.

Y se ha de entender: la mayoría de estas personas infectadas por  una ideología del Islam radical, continuará la lucha, incluso  en el territorio  de los  países europeos.

Para la UE, es un  desafío serio. Si  en Europa realmente  se volverán  3-5 mil combatientes, los servicios de seguridad europeos, creo,  que no serán capaces de hacer un seguimiento de todos ellos y mantener bajo el  control.   Alguna parte  de los radicales, y  algo considerable, se quedará fuera de la vista de las fuerzas de seguridad.

arab-na-parizhskoj-ulitse

Creo que Europa   está a la espera de una nueva  ola de actividad terrorista. Sin embargo, se toca también  a Rusia. Bajo la bandera del «Estado islámico», les recuerdo,  combaten miles de inmigrantes de Rusia y los países de la CEI. Un ejemplo de un grupo terrorista, neutralizado por agentes del FSB  hace diez días  en San Petersburgo, muestra  que los ataques terroristas  en Rusia siguen preparando. Y  con la eliminación  del Estado Islámico en Irak y Siria, la actividad de sabotaje de los radicales, no cesa.

¨”SP»: — ¿Cuáles son los países europeos más vulnerables, desde el punto de vista de los militantes?

— En mi opinión, esto es Bélgica, Francia y Holanda.  Allí hay un gran número de inmigrantes y la sociedad es   la menos  disciplinada. Además, en estos países hay guetos habitados por los emigrantes en el territorio de los cuales no funcionan por completo las leyes estatales. Todo lo anterior  facilita para los militantes  la organización de los actos terroristas.

Pero en Alemania, debido a las particularidades de la mentalidad alemana,  preparar un  ataque es mucho más difícil. Lo mismo se  refiere  al  Reino Unido.

«SP»: — ¿Podemos decir que Europa está a la espera de un nuevo ataque terrorista de una serie de atentados según el modelo de la de París y Bruselas?

— Creo que sí. La tendencia de este tipo de ataques surgió  como una  respuesta al aumento de las medidas aplicadas contra los terroristas por las fuerzas de seguridad. Ahora organizar un ataque terrorista similar  al 11 de septiembre de 2001, es casi imposible. Permítanme recordarles que los terroristas que enviaron  los  aviones de pasajeros contra las torres del World Trade Center en Nueva York durante todo el año habían aprendido  a volar en el «Boeing» civil. Estas personas han hecho un grande  trabajo organizativo,en particular,  el mismo día ellos  tomaron varios aviones.

Ahora es  muy difícil imaginar una  situación de este tipo,  debido a la adopción de diversas restricciones.

Es difícil imaginar también la repetición del ataque terrorista en Dubrovka, cuando unos 40 militantes armados tomaron como rehenes a  los espectadores del centro teatral en Moscú.

Ahora los combatientes ya no tratan de repetir estos esquemas complejos. Es mucho más fácil, y eso demuestra  un ejemplo del grupo neutralizado  por el FSB, encontrar una docena de asiáticos sin educación que necesitan dinero, y  del Islam saben muy poco. En este caso bastan sólo uno o dos líderes de opinión, varios fusiles de Kalashnikov y un par de artefactos  explosivos — y se  puede  organizar una acción  semejante a los ataques terroristas en París o Bruselas.

Prácticamente, los terroristas  intentan minimizar la preparación, la mano de obra y recursos — humanos y financieros  para realizar un ataque terrorista. Y el efecto de  tragedia de París o Bruselas, creo, es comparable  con el choque que recibimos del «Nord-Ost», o los estadounidenses de los ataques del 11 de septiembre.

Militantes ven que su nueva estrategia funciona: los medios  de comunicación del mundo  respondieron muy en serio a los últimos ataques.  Gobiernos, autoridades y servicios de seguridad  en Europa sufrieron, como consecuencia,  las pérdidas de imagen, y los ciudadanos comunes  se quedaron realmente asustados.

«SP»: — ¿Por qué los europeos no encarcelan  inmediatamente a los  potenciales terroristas, la llegada de los cuales,  según  Jan Jambon, está monitoreada?

— Creo Yambon engaña al público europeo. Seguramente,  que los servicios de inteligencia de la UE no tienen una lista completa de los combatientes que llegaron de la zona de guerra. Además, no tienen ningunas pruebas  de que estas personas habian combatido ahí. Y la justicia en un país democrático funciona de un   tal modo  que una persona no puede ser puesta en prisión sin pruebas convincentes.

Nuestra práctica legal, observo, es más rígida, lo demuestra un ejemplo de  la causa de Bárbara Karaulova que fue arrestada por un intento de fuga sólo en el «Estado islámico».

Pero el problema en Europa,  repito una vez más,  está en  otra. Los insurgentes  que llegan a la UE desde Siria e Irak, particularmente, a través de otros países, son demasiados, para que los servicios de seguridad puedan realizar un seguimiento. Estos combatientes «invisibles»  presentan  un peligro principal.

Hay otro punto importante. Las agencias de inteligencia europeas,  que creo, no están listas para una lucha eficaz contra el terrorismo. El problema es que  ellos a causa  de las actitudes políticas de los líderes de la UE, comenzaron a trabajar en esta dirección  solo  hace un par de años. Y en  un clic  organizar este tipo de trabajo es  imposible.  Hay que dedicar  mucho tiempo para la formación del personal,  establecimiento de una red de agentes,  la conexión de los medios técnicos.  Y, por ultimo, para,  el  cambio  de la psicología de los habitantes de Europa.

Milagros, por desgracia, no suceden: para luchar eficazmente contra el terrorismo, es necesario atacar los derechos democráticos y ciudadanos libres. Son necesarios, en particular, las leyes que permitan ampliar  las posibilidades de las fuerzas de seguridad. Europeos, claramente, para tales cambios  no están listos, y rápidamente el problema no se resolverá…

— El problema de Europa es que está tratando de hacer dos opciones opuestas: por un lado, flirtea con los radicales en el Medio Oriente, por el otro,  trata de restablecer el orden básico en  campo de su propia seguridad, —  dice el coronel retirado, veterano de la división «Alfa», participante de las operaciones  antiterroristas en  Mineralnyye Vody (1993), Makhachkala (1994), Budyonnovsk (1995), Pervomaisk (1996), Vasilii Vereshchak. — El resultado de este enfoque: el flujo creciente de las personas que regresan a Europa desde Siria e Irak, incluyendo  los agentes del  «Estado islámico», con los fines  terroristas.

Vulnerables, en mi opinión, son casi todos los países de Europa occidental. Los europeos del este que  tienen todavía un cierto inmunidad, y desplegarse para los terroristas  en Europa del Este,  es  más difícil.

Por otra parte, es necesario entender: peligrosos son   como los militantes que regresan de la zona de guerra, tanto los  neófitos reclutados  en Europa. Los primeros no  tienen nada que perder: tienen sangre en sus manos, y pueden explotar y matar a sangre fría. Los diletantes,  van a temblar y vibrar, pero provocan menos sospechas, mientras que el retorno de los militantes experimentados  presenta una serie de barreras,  a menudo poco superables.

Ahora es evidente que los militantes  quieren una vez más  sacudir Europa para sembrar el pánico entre la población y  manifestar su poder. Para  eso servirán tanto  una serie de ataques con las bombas, como  la toma de rehenes. La psicología del terror, en mi opinión, no cambia, pero su envergadura está aumentando.

* El movimiento de «Estado islámico»  según  la decisión del Tribunal Supremo el 29 de diciembre, 2014 fue reconocido como una organización terrorista, su actividad en el territorio de Rusia está prohibida.

ohrana-ejfelevoj-bashni-2

Fuente