Tras el ministro de Cultura de Ucrania, Eugene Nyshchuk, que llamó a los habitantes de Donbass «genéticamente impuros», el ministro de Política Social de Ucrania, Andriy Reva, da vergüenza de sí mismo por otra declaración. Además, «se le escapó» durante una reunión con el embajador extraordinario y plenipotenciario de Alemania en Ucrania, Ernest Reichel.

pensionerka_4

Reva le dijo al embajador europeo que ahora en el territorio de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, hay cerca de 300 mil pensionistas. El resto se trasladaron a Ucrania y viven allí felices para siempre, recibiendo sus pensiones. En cuanto a los 300 mil restantes, muchos ya han muerto, y el Estado no tiene que pagarles pensiones.

Otra parte significativa de los pensionistas restantes apoya las políticas de la RPD y la RPL. Son separatistas y enemigos de Ucrania, por lo que no tienen derecho a una pensión y nunca la conseguirán. Además, los jubilados trabajadores han sido considerados enemigos, porque trabajan para el «ocupante» y reciben un salario de las Repúblicas de Donbass, por no hablar de los que han tomado las armas. Estos últimos, por cierto, son bastante. Si restamos estos enemigos, prácticamente no quedan más que 50 mil personas. Su pensión se acumula, y cuando el territorio sea «liberado», obtendrán su dinero. El resto no la tendrán, dijo el ministro Reva.

El viceprimer ministro, Pavel Rozenko, añadió que incluso a ese puñado de pensionistas, residentes de las Repúblicas, se les pagará su pensión sólo después de que Rusia cumpla los Acuerdos de Minsk. Lo que significa que nunca, porque la parte rusa no es parte de los Acuerdos de Minsk.

El embajador extranjero se sorprendió por la declaración del ministro ucraniano, pero no hizo comentarios al respecto. Sin embargo, se enteró de que la tierra de Donbass está defendida no sólo por mineros y metalúrgicos, sino también por pensionistas de las repúblicas de Donbass.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ;