El presidente de Cuba Raúl Castro se comprometió adoptar una ley, que prohíbe erigir monumentos e instalaciones topográficas en honor al fallecido líder de la revolución cubana Fidel Castro. Como informa The Telegraph citando (En el discurso publicado en la página del Diario del Partido Comunista de Cuba “Granma”) las palabras del líder cubano, el rechazo a honores póstumos fue uno de los deseos de su hermano.

f0074651

“…Fiel a la ética martiana de que “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”, el líder de la Revolución rechazaba cualquier manifestación de culto a la personalidad y fue consecuente con esa actitud hasta las últimas horas de vida, insistiendo en que, una vez fallecido, su nombre y su figura nunca fueran utilizados para denominar instituciones, plazas, parques, avenidas, calles u otros sitios públicos, ni erigidos en su memoria monumentos, bustos, estatuas y otras formas similares de tributo”,-anunció Raúl Castro.

Fidel Castro, murió el 25 de noviembre a los 90 años de vida. Los últimos años de vida del líder de la Revolución cubana estuvo enfermo y en el año 2006 entregó el poder a su hermano menor Raúl.

Fuente-1
Fuente-2