5.1.2016

El Ejército iraquí y las unidades kurdas peshmerga utilizan habitualmente sofisticadas armas rusas, además de las siempre fiables armas soviéticas, en la operación para liberar Mosul de los terroristas de Daesh. El diario Defence.ru ha elaborado una lista con las principales armas implicadas en el asalto a este bastión terrorista.

Las mortales ‘llamas del sol’, contra los terroristas

El sistema de lanzamisiles pesado TOS-1A Solntsepiok —llamas del sol, en español— ha demostrado su implacable eficacia durante los combates disputados en Oriente Próximo.

Varios de estos sistemas fueron entregados al Ejército iraquí, que los emplea en sus principales ofensivas. Los Solntsepiok ya han demostrado su formidable fuerza, por ejemplo, en el asalto a Faluya. Actualmente, se utilizan para destruir las posiciones de los terroristas en Mosul.

Las ‘llamas del sol’ son una versión modernizada del TOS-1 Buratino. Esta pieza se monta sobre el tanque T-72A. Los misiles no guiados de calibre 220 mm cubren de llamas un área de hasta 40.000 metros cuadrados. El mayor efecto destructivo se consigue cuando se usan proyectiles termobáricos en las zonas montañosas, debido a las ondas expansivas y su efecto en las rocas.

 

Un metro de blindaje no es obstáculo para el Kornet

Los misiles antitanque Kornet están mostrando una excelente eficacia en Mosul.

Los militares iraquíes destruyen con este tipo de misiles vehículos blindados y puntos de disparo de Daesh —grupo terrorista proscrito en Rusia y otros países—.

El diario estadounidense The Wall Street Journal escribió que «el uso exitoso del Kornet ayudó al Ejército iraquí a abrir el camino para avanzar hacia Mosul».

El periódico citó también a los comandantes iraquíes, que aseguran que solo los Kornet, que pueden penetrar hasta unos 90cm en el metal, son capaces de detener un coche-bomba blindado. Únicamente durante la primera semana de lucha tras el inicio de la operación en Mosul, los Kornet destruyeron 120 ‘bombas sobre ruedas’.

De hecho, el diario Defence.ru señala que la capacidad de atravesar blindajes del Kornet es todavía mayor, y que puede superar grosores de hasta 120 o 130 cm.

El sistema de misiles antitanque Kornet fue desarrollado entre los años 1988 y 1998. Este misil está controlado por un rayo láser y su modificación Kornet-D es capaz de destruir blancos aéreos que se mueven a alta velocidad —hasta 250 metros por segundo— a una distancia de hasta diez kilómetros y a una altura de nueve. Además de los ejércitos de Irak y Rusia, los Kornet son también empleados por las fuerzas armadas de Siria, Jordania, Grecia, Turquía, Argelia y Perú.

 

El universal Mi-35

Esta aeronave posee el potencial de un helicóptero de asalto y puede transportar cargas o paracaidistas. Los primeros helicópteros de este tipo fueron entregados a Irak a finales de 2013. El país árabe hizo un pedido de otros 24 Mi-35M totalmente equipados que serán entregados a Bagdad en 2017.

El Mi-35 está al servicio de las fuerzas aéreas de Rusia, Irak, Brasil, Venezuela y Azerbaiyán y también está involucrado en las operaciones militares en Siria.

 

El cazador nocturno Mi-28NE

El Mi-28NE Cazador nocturno también participa en el asalto de Mosul y los comandantes iraquíes están muy contentos con el rendimiento de este aparato ruso, asegura el diario.

Según las Fuerzas Armadas de Irak, estos helicópteros desempeñaron un papel importante en la campaña por la liberación de Faluya y Ramadi, así como en otras operaciones desarrolladas en el país.

Este helicóptero no solo puede alcanzar una alta velocidad —de hasta 300 kilómetros por hora—, sino que además está muy bien protegido. Su cabina soporta impactos de bala de hasta 12,7 mm. El Mi-28 también puede volar a una altura extremadamente baja —hasta cinco metros sobre el suelo—. Puede utilizarse tanto de día como de noche y destruye eficazmente las posiciones del enemigo con su cañón de 30 mm, misiles no guiados y sistemas antitanque. Además, es capaz de atacar helicópteros y aviones con misiles aire-aire.

Los Mi-28 son utilizados por el Ejército argelino y también están participando en la operación antiterrorista de Rusia en Siria.

El legado soviético

Está claro que en Mosul, diariamente, se está usando un gran número de armas soviéticas, en su mayoría, heredadas del régimen anterior, ya que Irak fue uno de los compradores más activos de productos de defensa soviéticos.

Sin embargo, también es importante la presencia en la batalla de armamento proveniente de antiguos países socialistas que actualmente forman parte de la OTAN como Rumanía, Estonia, Letonia y Eslovenia, que han entregado a Irak grandes cantidades de fusiles Kaláshnikov a Bagdad, según señala el diario. Hungría, por su parte, donó además tanques T-72, vehículos de combate de infantería y otros equipos.

Fuente