La semana pasada, la intensidad del bombardeo contra las Repúblicas Populares de Donbass alcanzó de nuevo el nivel de agosto de 2016. Según el Ministerio de Defensa de la República Popular de Donetsk (RPD), en una semana, Kiev ha abierto fuego en el territorio de la República más de 11.000 veces, con casi 4.000 rondas hechas con MLRS, artillería, morteros pesados y tanques.

donbass-mapa1

La dirección militar de la República Popular de Lugansk (RPL) también informó de un aumento del 50% en el número de ataques, en comparación con la semana anterior.

Ucrania abrió fuego contra 24 localidades de la RPD, una de las cuales bombardeó, sólo en un día, el 1 de diciembre, con unos 40 misiles MLRS «Grad».

Como resultado del bombardeo, cinco civiles resultaron heridos. Uno de ellos, un miembro de un equipo técnico de reparación, recibió una herida en el pecho de un francotirador ucraniano, que le disparó cuando el equipo llegó a reparar las líneas eléctricas dañadas en un bombardeo anterior. El día anterior, la RPD acordó un alto el fuego con la parte ucraniana en este sector para permitir el trabajo de reparación. El técnico herido fue llevado al hospital, donde murió en la mesa de operaciones.

También han resultado dañados más de 60 edificios a lo largo de toda la línea de frente, uno de los cuales, una casa de apartamentos de varias alturas de una localidad al norte de Donetsk, se quemó completamente.

En total, en noviembre de 2016, según las autoridades militares de la República, la parte ucraniana abrió fuego en el territorio de la RPD más de 28.000 veces.

Además, en el sur de la República, la parte ucraniana realizó dos intentos de romper las defensas del ejército de la RPD. Ambos intentos fueron rechazados, con el resultado de 9 soldados muertos y 16 heridos pertenecientes a los grupos de ataque ucranianos.

En total, en noviembre, el ejército ucraniano realizó 14 ataques provocativos a las posiciones del ejército de la RPD, con el resultado de 25 hombres muertos y 3 vehículos blindados destruidos.

Las pérdidas del ejército de la RPD ascendieron, la semana pasada, a un soldado muerto y otro herido.

En el segmento del frente de Lugansk, a principios de la semana pasada, un grupo subversivo ucraniano también trató de eludir las posiciones del ejército de la RPL y entrar en el territorio de la República. El grupo fue completamente destruido en el choque, en el que, un soldado del ejército de la RPL, resultó herido.

Debido a que cada intento de romper las defensas fue rechazado, la parte ucraniana comenzó la táctica de la «tierra quemada» en el territorio de las repúblicas. Las autoridades locales de las localidades situadas a lo largo de toda la línea de frente informan de bombardeos dirigidos sobre la infraestructura vital de las repúblicas.

La planta de filtrado de Donetsk recibió bombardeos durante varios días, lo que causó la interrupción del suministro de agua a Donetsk y a varias ciudades de los alrededores, incluidas las del territorio controlado por Kiev.

El lado ucraniano también abrió fuego contra una estación de toma de agua al sur de la República.

En el norte de la RPD, el ejército ucraniano abrió fuego hacia las líneas eléctricas que, justo, habían sido reparadas después del ataque anterior. Dos de los cinco civiles fueron heridos de bala durante los trabajos de reparación.

Como resultado, tres localidades en el sur de la RPD permanecieron, durante una semana, sin electricidad y, por lo tanto, sin calefacción en condiciones climáticas de frío helante.

Kiev también destruye, de manera deliberada, las viviendas de las repúblicas.

En la RPL, la semana pasada, el ejército ucraniano golpeó con fuego de mortero una aldea donde nunca ha habido posiciones del ejército de la República. Como resultado, resultaron dañadas casas, líneas eléctricas, una subestación, y también animales domésticos heridos y muertos, que son para muchas familias la única fuente de alimentos.

En una aldea al norte de Donetsk, las autoridades de la RPD se vieron forzadas a evacuar a los residentes locales debido a los incesantes bombardeos. Al día siguiente, el ejército ucraniano bombardeó las casas abandonadas para que sus dueños no tuvieran donde regresar.

En las zonas controladas por Kiev, el ejército ucraniano desaloja en masa de sus hogares a los residentes locales para dar cabida a sus unidades, ya que las instalaciones militares, debido a que el Ministerio de Defensa de Ucrania se niegan a pagar las facturas, no tienen electricidad.

En Stanitsa Luganskaya, ubicada al norte de la capital de la RPL, llegaron dos batallones de la Guardia Nacional ucraniana, cuya principal tarea, según los residentes locales, es la comprobación sistemática de los hogares y el posterior desalojo de las pequeñas familias.

Hace tres días, Kiev detuvo completamente el flujo de agua a Lugansk y las localidades circundantes bajo el pretexto de la falta de pago por el suministro de agua.

Por otra parte, la semana pasada, en una de las localidades donde hay unidades del ejército ucraniano, llegó un grupo de voluntarios ucranianos, para proporcionar asistencia humanitaria a los residentes locales. A la entrada de la localidad el ejército ucraniano abrió fuego contra los voluntarios, y estos tuvieron que marcharse.

Según la inteligencia de la RPD, en ciertas áreas del segmento del frente de Donetsk, el comando ucraniano ordenó abrir fuego contra el territorio de la República para provocar, presuntamente, la respuesta, y el daño inaceptable.

Según la documentación de los casos penales abiertos en el RPD contra el ejército ucraniano, la cantidad por los daños causados por el ejército ucraniano a la población ha superado los 15 mil millones de rublos (más de 200 millones de dólares).

Kiev también continúa aumentando el potencial de combate de sus unidades en la línea de contacto.

Según la inteligencia de las Repúblicas, la semana pasada, Kiev llevó tres pelotones de MLRS «Grad» y «Uragan», así como artillería motorizada y remolcada de 122 y 152 mm, al segmento del frente de Donetsk y dos trenes con vehículos blindados y municiones para el segmento de Lugansk.

Al mismo tiempo, en una de las localidades, el ejército ucraniano depositó las municiones de la artillería en el sótano de un edificio de apartamentos, poniendo en peligro la vida de los residentes locales.

Esta amenaza se agrava por la embriaguez en masa en el ejército ucraniano. Según los residentes de las ciudades y aldeas del territorio controlado por Kiev, pueden ver a los soldados ucranianos sobrios en muy raras ocasiones, lo que está relacionado con el constante crecimiento del número de bajas fuera de combate en el ejército ucraniano.

Según el fiscal general de Ucrania, desde el lanzamiento de la operación antiterrorista (ATO), las pérdidas fuera de combate de los militares ucranianos han ascendido a casi 1.300 personas. Sin embargo, el Ministerio de Defensa de Ucrania insiste en que las bajas ucranianas totales, tanto de combate como de fuera de combate, apenas superó las 2.000 personas durante todo el período de la ATO.

Una parte significativa de las bajas no relacionadas con el combate en el ejército ucraniano son los muertos y heridos en enfrentamientos entre unidades regulares y batallones nacionalistas. El conflicto entre ellos se profundiza, y los militares ucranianos, cada vez más, acusan a los nacionalistas de desencadenar la guerra.

A principios de la semana pasada, la inteligencia de la RPD informó de dos ataques de las posiciones ucranianas contra las unidades nacionalistas del «Sector Derecho» y «Azov», en el área de Donetsk y el sur de la República.

A mediados de la semana, en el segmento del frente de Lugansk, un soldado ucraniano se apoderó de un vehículo de combate de infantería, cruzó con él la línea de contacto y se entregó a las autoridades de la RPL. Otros dos soldados ucranianos cruzaron la frontera de la Federación Rusa y se entregaron a los guardias fronterizos rusos.

Las protestas están creciendo en toda Ucrania. En el sureste del país, los trabajadores de una docena de empresas han enviado solicitudes oficiales al presidente Poroshenko para restablecer los lazos económicos con Rusia.

En Transcarpacia, una región en el oeste del país, las autoridades locales han adoptado una resolución exigiendo la autonomía para la región. Con anterioridad otras cinco regiones de Ucrania habían reclamado la autonomía con respecto al centro, incluida la región de Kiev.

Hace dos días, unidades de la brigada Slobozhansky de la Guardia Nacional de Ucrania fueron trasladadas desde su ubicación en Járkov a Kiev, con el objetivo de proteger el orden público.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;