La OTAN está dispuesta a una «interferencia operativa» en la situación en los Balcanes, si sera necesario para evitar la creciente influencia de Rusia en la región y los conflictos interétnicos. De esto informó TASS con referencia al periódico Vecernji listy.

En el documento secreto de la alianza se examinan dos tipos de amenazas con que se enfrentan los occidentales en los Balcanes, propiamente son:

«El comportamiento desestabilizador de Rusia en la región y el creciente extremismo y la radicalización como resultado del retorno de los combatientes extranjeros de Siria e Irak».

La edición croata no especifica en que consiste tal «cirugía». Fuentes no oficiales del periódico afirman del énfasis en el documento que se pone en la prestación de la seguridad y estabilidad de la región, que «no debe ser visto como una amenaza, sino como una contención de las amenazas potenciales.» Según el informe, en la región pueden volver cerca de 260 militantes que  se fueron a combatir en las filas de la  organización terrorista del «Estado islámico» (prohibido en Rusia) de Bosnia y Herzegovina.

En cuanto a Rusia y su política en la región, de acuerdo con el documento, la OTAN ve el «aumento de la actividad de Rusia en los Balcanes occidentales, incluyendo el comportamiento desestabilizador».
Como factores de influencia consideran, primero que todo,  la  «inversión en el sector de la energía y los medios de comunicación, trabajo en red con los representantes de las promesas de la élite y políticos». Según el documento, la política rusa está dirigida principalmente a «la población serbia de la región» y tiene entre los serbios «gran respuesta».

El documento señaló la extremadamente baja popularidad de la alianza entre los serbios, en relación con el cual la OTAN reconoce la necesidad de fomentar una mayor cooperación política con Belgrado. Como ejemplo de esta cooperación está mencionada  la reciente visita a la sede de la OTAN del primer ministro de Serbia, Aleksander Vucic.

Etiquetas: ; ; ;