El asesino del embajador ruso en Turquía no era aficionado de la religión, era un hombre joven solitario, transmite la agencia Reuters la estimación de Mevlüt Altyntash, de 22 años, de parte de sus vecinos y miembros de la familia.

La mujer, que conocía al terrorista, dijo a la agencia que se admiraba del joven. «Él fue respetuoso y tranquilo, un joven muy agradable,-observó ella. Cuando la policía llegó a su casa, supusimos que lo habían asesinado en el servicio, y llegaron a relatar de su martirio».

El padre de Altyntash subrayó, que el joven inicialmente era indiferente a la religión y llevaba un modo de vida secular.

«Comenzó a prestar más atención a la oración, se hizo incluso más retraído en sí mismo y más silencioso, después de convertirse en un agente de la policía»-dijo el padre del asesino, y señaló que «no era un miembro de una organización terrorista o grupo religioso.»

La madre de Mevlut Altyntasha, señaló, que en el día del asesinato, su hijo pidió a sus padres la bendición.

El embajador ruso, Andrey Karlov, fue asesinado en Turquía, durante la inauguración de la exposición fotográfica, el 19 de diciembre. Mevlut Altyntash entró en la exposición, como un guardia de seguridad del evento. El terrorista disparó varias veces en la espalda del diplomático, y luego comenzó a gritar consignas islámicas. Mevlut Altyntash fue ultimado por la policía, en su casa durante el registro fue encontrada literatura extremista.

El objetivo del asesinato del embajador ruso era impedir a la normalización de las relaciones ruso-turcas, suspender la reunión entre los Ministros de Exteriores de Rusia, Irán y Turquía, dedicada a la solución política de la crisis siria y una venganza por los éxitos de Rusia en la lucha contra el terrorismo islámico en Siria.

Vladimir Putin durante la gran conferencia de prensa del 23 de diciembre, aseguró, que el asesinato del embajador ruso en Ankara no impediría al desarrollo de las relaciones ruso-turcas y a la solución de la crisis siria. Según él, la cooperación de Irán, Turquía y Rusia desempeñó un papel decisivo en la liberación de Alepo. La evacuación de Alepo, según Putin, se convirtió en una acción humanitária más grande del mundo.

Fuente