Traducido por: Nahia Sanzo
Entrevista Original: Liza Reznikova / Antifashist

El caso PrivatBank, el deseo de buscar el favor de sus patrocinadores occidentales o el intento de capturar nuevos territorios fueron los principales motivos para los recientes ataques ucranianos en la zona de Debaltsevo. Así lo explicó en una entrevista concedida a Antifashist el vicepresidente del Comité de Educación, Ciencia y Cultura del Consejo de la República Popular de Donetsk, Miroslav Rudenko.

Miroslav Vladimirovich, ¿Qué hay detrás del ataque del Ejército Ucraniano en Debaltsevo?

En primer lugar, se trata de una provocación cuidadosamente planificada por parte de Ucrania. Los ataques de los últimos días no son fruto de una o varias unidades sin el conocimiento de los altos mandos políticos y militares de Ucrania. Ha sido una provocación deliberada.

¿Cuál ha sido su propósito?

Se dan varios objetivos al mismo tiempo. Desde el punto de vista militar, es un intento por capturar nuevos territorios. Pero ese no es el objetivo más importante, por decirlo de alguna manera. Lo importante es tapar lo que ocurre en la política nacional e internacional.

En primer lugar, es una forma de distraer a los ucranianos del asunto de la nacionalización del PrivatBank. Muchos estaban muy encendidos por ello, pero ahora su atención vuelve a estar en la guerra. Y después se empieza a confundir a la población: primero empezaron diciendo que la milicia había atacado al Ejército Ucraniano y ahora dicen que en realidad el Ejército Ucraniano lanzó un ataque “con éxito”. Todo está bien mientras la población aparte su atención del PrivatBank.

En política exterior, Ucrania sigue demostrando por qué es incapaz de desarrollar los acuerdos de Minsk que firmó. Las autoridades ucranianas cuentan con diferentes supervisores, que en mayor o menor medida están interesados en la implementación Minsk, así que con sus actos Ucrania intenta demostrarles que el acuerdo es imposible por culpa de las Repúblicas.

Otro de los motivos es la búsqueda de apoyo diplomático y financiero de Estados Unidos, un intento de probar su necesidad y su importancia ante la nueva administración de la Casa Blanca. También es una forma de intentar mostrar al mundo que Ucrania le está defendiendo, que está “conteniendo” a Rusia. Y los “defensores” necesitan financiación.