Los  militares rusos impidieron un ataque terrorista importante en uno de los barrios de Alepo, dijo el jefe del Centro Internacional de  Desminado  de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia, Igor Mikhailik.

Según él, cuando los terroristas abandonaban uno de los barrios de la ciudad, ellos  dejaron  especialmente un camión- bomba  en la calle. El coche estaba lleno de 300 kg de los  explosivos, dijo él. La bomba debía ser activada después de algunos días  del regreso de la gente en Alepo.

«El coche ha sido preparado por el tipo de» jihad-móvil «y  instalado en una  zona densamente poblada.  Debía ser detonado durante  la hora del almuerzo, cuando  se reune un gran número de coches y civiles «- dijo Mikhailik.
Los zapadores rusos han aplicado un dispositivo especial, pero no lograron  a neutralizar  los explosivos en  el lugar de estancia del camion. Como resultado, el camión fue transferido en un polígono fuera la ciudad, donde fue destruído.

Fuente