Escribir sobre las cosas que no se puede probar, es difícil.  La gente de hoy está acostumbrada, que  cada mensaje  debe  tener una prueba . Este material  es de este tipo, el evento ocurrió, pero cómo  presentarlo correctamente, sin tener pruebas,  es una pregunta difícil.
La cuestión de fiabilidad o algo  de eso. Muchos pueden pensar, que este artículo está escrito  sólo por  un deseo de  unirse a los  gritos patrióticos  de «huurra», pero no es así. Es difícil  relatar sobre  un evento, cuando existe un montón de restricciones y prohibiciones. Pero yo me atreveré, debido a que la conversación ocurrió, y yo, personalmente, no tengo ningúna duda acerca de la honestidad del interlocutor.
A finales de diciembre,  entre una serie de  los asuntos oficiales, en Moscú  tuvo lugar una premiación. Pasó a puerta cerrada, sin   prensa y  según el orden secreto.
Fue condecorado un grupo de los oficiales del ejército ruso con  una  formulación estándar «por el cumplimiento de las tareas del Gobierno».
Tres personas fueron galardonadas con el título del Héroe de Rusia. Los demas, con las órdenes.
La cantidad total no se puede indicar. Los nombres, de acuerdo con ciertas disposiciones, también. De una conversación muy informativa y  bastante corta, resultó posible  sacar algunas  rigas.
Los militares del grupo, cumplieron  con éxito una operación  de eliminación  de una  banda, que había destruído de morteros  el hospital   ruso en Alepo. La banda  fue  identificada con éxito, y luego,  localizada en un «lugar de descanso»,  donde  fue completamente destruída. Cerca de cuarenta bandoleros se fueron al «otro mundo», pero el paraíso  no se les  brilla. Detalles …
Nuestra parte no sufrió pérdidas. Fueron heridos. Sin embargo, la operación fue acabada con éxito, todos regresaron al lugar de un despliegue permanente.
Eso es todo lo que se  puede relatar.
En la conversación dije, que era realmente lástima  por no poder  decir nada. Es injusto, que   son héroes y Héroes, y nosotros no tenemos la posibilidad (y es poco probable, siendo honestos,  que la tendrémos algún día) de relatar sobre ellos. Y he recibido en respuesta  la siguiente frase:
«Lo superarémos. Lo que no saben nada «aquí», no es tan malo. Con nuestra especificidad no es necesário. Pero»alli», si, saben perfectamente. Es importante que estèn conscientes que, si sucediera algo de eso, sería así. El «otro lado» también, no hace publicidad de eso, no hay necesidad. Pero, ¿quién  debe saber, ya lo  sabe,  si Dios no quiera,  algo vuelva a ocurrir, morirán de esa manera «.
Total.   Tenemos tres  Héroes de Rusia más, aunque no es posible  anunciar sus nombres, porque nadie de ellos   quiere abandonar su trabajo y hasta el  momento  tiene sus planes.  Menos cuarenta bandidos, más se les  tenía que venir un entendimiento de que cualquier maldad cometido en contra de nosotros, podrá  ser castigado. Tal vez, no  inmediatamente, tal vez, no enseguida,  pero con una justa medida de la dureza y  crueldad.
Se queda la cuestión de la fiabilidad. Pero  es a juício de  cada lector.

Autor Roman Skomorokhov

Fuente