Cada año en  la ciudad búlgara de Kalofer  se  celebra la Epifanía con una danza tradicional  en el  río Tundzha. Después de la ceremonia, los participantes  en el agua  para encontrar la  cruz, que  arroja al agua helada un  sacerdote ortodoxo. Se cree, que el primero, que lo enontrará,  obtendrá    salud  y felicidad para todo el año.