Los radicales ucranianos del batallón “Santa Maria” pueden estar implicados en la voladura al memorial de las masivas matanzas de polacos por los nazis de la División SS “Galichina” y agentes ucranianos de la policía en la aldea de Guta Peniyatskaya en la región de Lvov.

Anteriormente el conocido neofascista ucraniano Dimitri Korchinskiy, líder del batallón “voluntario” “Santa Maria” dijo en una entrevista a un periódico ucraniano sobre la necesidad de demoler este memorial.

Respondiendo a la pregunta del periodista, Korchinskiy dijo:”que después de la demolición (de los monumentos y memoriales) soviéticos es necesario aplicar por los polacos”.

«Es, sin duda necesario, destruir este monumento, pero luego destruiremos los últimos monumentos a los libertadores soviéticos. Monumentos a los libertadores soviéticos, los verdugos soviéticos y asesinos aún hay muchos. Creo, que es necesario establecer la prioridad en primer lugar, y después ya llegará el turno al memorial”,-dijo Korchinskiy.

Los civiles de la aldea de Guta Peniyatska fueron asesinados en el año 1944 por los castigadores ucranianos de voluntarios de la División Waffen SS “Galichina” y del Ejército Insurgente Ucraniano-UPA. Entonces esas tierras pertenecían a Polonia, hoy es el distrito Brodovskiy del oblast de Lvov en Ucrania. Durante la operación de castigo murieron aproximadamente 1000 personas, la mayoría de ellos fueron quemados vivos en una iglesia. En el lugar de la aldea quedaron solo cenizas de las casas.
En memoria sobre la tragedia, durante la época de la URSS en aldea fue instalado un monumento, que fue destruido a comienzos de los años 90. En el año 2005 el memorial fue restaurado, y ahora fue destruido nuevamente.

El monumento antes de ser volado

Las relaciones entre Ucrania y Polonia cada día de mal en peor. La razón de esto se encuentra en las declaraciones erróneas de las autoridades ucranianas en contra de los polacos. Arista aparte-a los ciudadanos polacos no les gusta mucho los «trabajadores huéspedes» de Ucrania, que van a trabajar de forma masiva al país vecino.