El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela negó al parlamento destituir a Nicolás Maduro del cargo de Presidente.

Anteriormente, la Asamblea Nacional acusó a Maduro de abandono del puesto de jefe de estado debido al incumplimiento de sus deberes. Por esta decisión votaron 106 diputados.

“Basado en el artículo 336° de la Constitución y a su jurisprudencia, ordena a las diputadas y diputados de la Asamblea Nacional abstenerse de continuar el procedimiento de declaratoria de “responsabilidad política” contra el Presidente de la República y, en definitiva, de dictar cualquier tipo de acto que se encuentre al margen de sus atribuciones constitucionales”,-dice en el comunicado del tribunal.

En la constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que esta vigente en el país desde el año 1999, no hay ningún punto sobre el posible juicio político al jefe de estado. Así mismo en los artículos 222 y 232 establecen diferentes formas de control parlamentario del poder ejecutivo.

Así, los diputados pueden declarar sobre “la responsabilidad política” de figuras públicas en una serie de acciones. También el parlamento reconoce “la completa ausencia” del jefe de estado (en caso de muerte ó renuncia” o el abandono del puesto” (para esto es necesario la decisión de la asamblea nacional ó la voluntad popular sobre el termino de poderes).

Los parlamentarios de la oposición comenzaron a trabajar en Venezuela hace un año atrás, lo que causó la crisis en el país. Maduro acusó a sus oponentes de intento de «golpe parlamentario» y la Asamblea en respuesta alega una supuesta violación de la Constitución por parte del jefe de estado.

Anteriormente, el Tribunal Supremo ya ha declarado que la Asamblea Nacional debe detener los preparativos para el juicio político contra el presidente Maduro.

Fuente