Aparece una esperanza seria en que puede que 6 años de guerra en Siria lleguen a su fin.

En los próximos días el pensamiento del Kremlin no estará asociado a Washington, sino con Astana-la preparación en la capital de Kazajstán de las conversaciones que prestan gran atención. Ahora es importante que la reunión no se derrumbe y el hecho que no logre finalizar la tregua. Hasta ahora, todo va bien, y el 23 de enero realmente pueda ser para la crisis de Siria, el día decisivo.

La idea de organizar las negociaciones entre las partes en el conflicto sirio en Astana, apareció a finales del año pasado, después de que fue creada la troika de Rusia-Turquía-Irán, y desde entonces, el trabajo en la preparación de la reunión está en pleno desarrollo.

“Es necesario celebrar durante todo el tiempo de la guerra la primera reunión entre las autoridades y la oposición armada”.

El objetivo es claro: es necesario celebrar durante todo el tiempo de la guerra la primera reunión entre las autoridades y la oposición armada y firmar la tregua temporal. Será un avance histórico-un verdadero momento decisivo en ya casi seis años de guerra.

Teniendo en cuenta que el acuerdo а que llegaron Putin y Erdogan, la oposición siria no podrá ir a ninguna parte. Y no sólo aquellos que son parcialmente dependientes de los turcos sino los grupos pro-sauditas- porque todo el mundo entiende que el rechazo de la tregua conducirá a caer en la categoría de terrorismo, que es, lo que equivale al “Estado Islámico” y “Al-Nusra”.con todas las consecuencias de los ataques militares de la aviación rusa.

Así que en Astana se espera que la representación suficientemente seria de la oposición-e incluso si Damasco y los rebeldes no se sientan en la misma mesa, y se limite los contactos a través de intermediarios, las posibilidades de la firma de la tregua es bastante grande. Y sería una verdadera sensación.

Rusia, Turquía e Irán constituyen en los organizadores de las conversaciones y garantes del cumplimiento de la tregua y ellos constaran, que se vuelva completamente clara, exactamente estos 3 países pacificaran a Siria y obligarán a las partes a reconciliarse. Todo el resto-y aquella parte de la oposición armada, que no irán a Astana, y todos los jugadores externos-se verán obligados a unirse al proceso.

El trabajo sobre el éxito de Astana está en plena marcha. En Siria, la anunciada tregua, la oposición armada exige que sea respetada y en el sur del país, y en Damasco, amenazando en caso de su incumplimiento el abandono del viaje a Astana. Putin, por su parte, mantiene conversaciones telefónicas con los líderes de Turquía, Irán y Siria, y con el presidente Nazarbayev de Kazajstán.

El viernes se celebraron las consultas ruso-chino sobre el asunto sirio que han estado en el nivel del los ministerios de relaciones exteriores, pero Putin y Xi ya tienen en general una posición respecto a Siria. En la próxima semana en Moscú llegará el ministro de relaciones exteriores de Jordania, participaran Egipto y Jordania. Recibieron la invitación los estadounidenses-pero está claro que, incluso después de la toma de posesión de la nueva administración, antes, sin embargo, le queda una semana (para asumir). Del mismo modo, participará Arabia Saudita. Se iniciaran las conversaciones en Astana programadas para el 23 de Enero-y todo tiene un significador, y el lugar y la hora.

Es comprensible del porque la elección de Astana-es una clara demostración del hecho de que en el rol clave en la solución siria juega Rusia. Kazajstán-el más cercano aliado de Rusia, participante de la Unión Euroasiática y la Organización de Cooperación de Shanghai, es decir, un proyecto ruso-chino, convirtiéndose gradualmente en pan-asiático.

Además, Kazajstán es también un país musulmán- por lo tanto el mejor lugar que se pudo pensar. Es asiático, musulmán, país aliado de Rusia y la necesidad de resolver el problema principal del mundo de hoy, buscar una manera de salir de la guerra, al que irán los musulmanes y los países asiáticos, y también los aliados de Rusia. No es Ginebra, donde durante años bajo los auspicios de los principales países occidentales han tratado infructuosamente de llevar Assad y a los rebeldes-sino la Euroasiática de Astana.

Asimismo Astana no invalida a Ginebra- pero la reunión prevista allí el febrero 8 tendrá sentido solamente en el caso del éxito de las primeras conversaciones en la capital de Kazajstán. Para ese tiempo, ya la nueva administración de Estados Unidos habrá llegado-y Tillerson podrá llegar a Suiza «todo listo”. Es probable que los otros dos sitios trabajarán en paralelo, complementándose entre sí-pero todo el mundo va a entender que es lo principal. Que, cuando se concluya una tregua, que fue organizado Rusia, Turquía e Irán -y Astana, a las negociaciones tendrán que unirse los Estados Unidos y Arabia Saudita.

Además, entre muchas otras cosas, Astana permitirá incluir y hacer altamente creíble a Nursultan Nazarbayev-que personalmente tendrá un efecto estabilizador sobre el acuerdo ruso-turco por el cual se inicia una verdadera transición hacia el final de la guerra en Siria. Nazarbayev es conveniente para el mundo islámico, Occidente y China-de modo que si las conversaciones en Astana son exitosas y en el tiempo se encuentra la fórmula para la solución siria, será todo un reconocimiento digno de la máxima autoridad internacional en la persona de Nazarbayev.

La solución de Siria será un proceso largo y tedioso-porque Rusia, al igual que Damasco no está interesada en la división (ni fáctica y ni jurídica) del país, y por consiguiente, serán difíciles conversaciones tanto entre las diferentes destacamentos, grupos, clanes, tribus, comunidades, y sus apoyos externos. Pero si las negociaciones irán en las condiciones de tregua en gran parte del territorio sirio–esto será un gran logro de la reunión en Astana.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;