En la foto dice:
«Terrorista radical Sirio-Terrorista moderado sirio» en toda la expresión de aquellos que quieren destruir a la República Árabe Siria

En vísperas de las conversaciones en Astana, en el 6° aniversario de la llamada “primavera árabe”, los terroristas en Siria perpetraron otro terrible crimen-asesinaron al hombre, enviado a las conversaciones.

Como ya se informó, debido a la tensa situación en el área de Wadi Barada, provincia de Damasco los residentes de la capital siria recibieron la Navidad y Año Nuevo sin agua. Durante todo este tiempo, los militantes capturaron el área y dañaron el agua y trataron de negociar. El principal problema es la composición no homogénea de la «oposición», que capturaron el valle del río Barada. Algunos grupos están de acuerdo con los términos expuestos por el gobierno, y otros — están haciendo todo lo posible para desbaratar los acuerdos. Como consecuencia, resulta que la «oposición», si toma en general la incapacidad absoluta para negociar. Lo más grave es que las negociaciones con ella tornan en cada vez en más y nuevas víctimas.

Actualmente en el área de la fuente de Ain-Al Fiji ondea la bandera del estado sirio. El Ejército de la República Árabe Siria liberó el territorio, en que se encuentra la fuente. Sin embargo, el agua, finalmente funciona en las viviendas de la población civil, será bastante el tiempo para llevar a cabo la reparación de la planta volada por los terroristas y la limpieza del agua de productos derivados del petróleo (cabe recordar que la “oposición” la enveneno).Pero el área de Wadi Barada no ha sido liberada completamente, aunque parte de los militantes se retiraron a Idleb.

El 14 de de enero los «luchadores por la democracia al estilo americano» asesinaron al general retirado Ahmad Ghadban que no participó en los combates, y representó a la parte del gobierno en las conversaciones en Wadi Barada. Fue el disparo de un rifle de francotirador en el momento en que, junto con el equipo de reparación de salir de los edificios destruidos por los militantes. Esto puede ser visto como venganza por el éxito de las negociaciones, en la que una parte de los terroristas acordó una amnistía y la posterior integración en la sociedad, y el otro-para la retirada a Idleb en autobuses especialmente previstos.

Como se puede ver, hay una tercera parte-en absoluto ya irreconciliable con el que cualquier diálogo es absolutamente inútil (o incluso perjudicial, como lo demuestra la práctica). Y esto-no cualquier estado islámico, sino sólo aquellos que disfrutan del apoyo de Washington y sus aliados.

El cobarde asesinato de la persona, que llevaba las conversaciones sobre la reanudación de suministro de agua a millones de ciudadanos-es un crimen, que, en teoría debe ser condenado por todas las organizaciones internacionales, incluyendo al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Pero, lamentablemente, esa condena es difícil esperar de aquellos, que desde el principio de la “primavera árabe” llevan a cabo una política llena de hipocresía y mezquindad.

También hay que recordar que desde el sangriento ataque terrorista en Jableh (provincia de Latakia) cuando cerca del estadio explotó un coche bomba y murieron al menos a 10 personas (y la cantidad de víctimas podría aumentar-algunos de los heridos fueron trasladados al hospital en estado crítico) ha pasado ya 10 días. Y ninguna condena de la «comunidad internacional» nosotros no hemos oído.

No se recibió respuesta y en la próxima carta el Ministerio de relaciones exteriores de Siria a la ONU, en que se refirió sobre la difícil situación, en que están los habitantes de Damasco en relación con el bloqueo del agua. El ministerio de relaciones exteriores de la República Árabe Siria considera que es un crimen de guerra, un crimen contra la humanidad y una violación flagrante del derecho internacional. «El gobierno sirio ha expresado su perplejidad ante el silencio y la abstinencia de condenar este crimen atroz por parte de las organizaciones internacionales, así como acerca de la hipocresía de los países que supuestamente se preocupan por los derechos de los ciudadanos sirios»,-dice en la carta.

Pero la ONU es sorda y muda. Sólo Rusia ha respondido a la angustia de los sirios. El Ministerio de Defensa de Rusia envió a Damasco un convoy de ayuda humanitaria llevando a la población civil agua potable y alimentos. Por desgracia, no existe ayuda humanitaria que no sea capaz de garantizar las necesidades de los ciudadanos en su totalidad.

Esto requiere una larga recuperación de lo que los terroristas destruyeron. No es nada fácil a la población de la segunda ciudad más grande de Siria-Alepo. Es demasiado lo mucho que destruyeron los militantes de la “oposición”. Pero aquellos, que gritan sobre los sufrimientos de esta ciudad, aunque no estuvieron en su liberación-hoy deben morderse la lengua.

El Ministerio de Defensa de la Federación Rusa en un comunicado de prensa hizo hincapié en que los residentes de esta ciudad actualmente no reciben ninguna ayuda de las organizaciones internacionales humanitarias o de las Naciones Unidas. «Parece que muchas organizaciones humanitarias que anteriormente supuestamente estallaban en llanto con la ayuda humanitaria a la sitiada Alepo, después de la liberación de la ciudad de repente perdieron todo el interés, junto con el deseo de ayudar,»-dijo el representante oficial el ente militar Igor Konashenkov.

Siria se encontrará en el sexto aniversario de la «Primavera Árabe» en ruinas y sangre. En los principales medios occidentales es distorsionado por completo las causas y consecuencias del conflicto en ese país. A los «oposicionistas» que han matado a cientos de miles de personas todavía los consideran «luchadores por la democracia». Por lo tanto, es difícil esperar de las organizaciones internacionales condenen el ataque terrorista en Jableh, y el agua

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;