«La conferencia en Kazajstán, organizada por Rusia, Irán y Turquía es una  posibilidad de formar una nueva plataforma para una solución política en la guerra  de muchos años en Siria», — comentó  para News Front el evento, Dragan Trifkovic, Director del Centro de  los estudios geoestratégicos de Belgrado.

Según el político serbio, el evento se lleva a cabo, no sólo en el contexto de laas acciones militares, sino también en una nueva situación geopolítica.

» Gracias a la ayuda  militar rusa, el ejercito sirio  logró cambiar el curso de la guerra. Aparte  de que en los últimos meses, la situación ha cambiado en los campos de guerra, deben tenerse en cuenta  también los cambios en materia de política exterior. El gobierno de Obama   era un  fuerte apoyo al Frente-An-Nusra y otros grupos terroristas en Siria. Trump  durante la carrera presidencial, dijo sobre la lucha conjunta de Rusia contra el terrorismo islámico en Siria. Hay muchos indicios de que la administración de Donald Trump tiene una postura diferente sobre los islamistas en Siria. O, al menos,los Estados Unidos va a estar más involucrado en la solución de los problemas internos,  que abre nuevas oportunidades para los que  no fue  «tratado con amabilidad»  por  la política exterior de Estados Unidos «.

Sobre la cuestión de la participación de los  Estados Unidos en la conferencia en Astana, Washington respondió sin mucho interés, dice Dragan Trifkovic. La razón  es , en su opinión, podría ser  en el establecimiento de prioridades, así como  en la transferencia de  la iniciativa  sobre el arreglo  de la crisis siria en Rusia y otros países de Oriente Medio.
En particular, en este momento, en la nueva realidad, no hay duda de renuncia de Bashar al-Assad, en  que  insistia el gobierno anterior en los Estados Unidos.

«Las conclusiones de la conferencia  se sabrán mañana. Lo más importante  es  llegar a un cese de las hostilidades y el desarme de los grupos terroristas.
Es importante mencionar que Rusia, además de la ayuda militar,  ha proporcionado  la ayuda humanitaria a Siria. Este país no  lo recibio  más de nadie.  La conferencia en Astana es una nueva y seria  oportunidad   para detener el derramamiento de sangre en Siria «.