Como resultado de dos días de conversaciones en Astaná, Rusia, Turquía e Irán han  firmado un  documento preliminar en el que acuerdan la necesidad de la creación de «un mecanismo trilateral para vigilar y garantizar el pleno cumplimiento del alto el fuego, prevenir cualquier provocación y determinar todas las modalidades», informa Reuters.

El enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura,  ha dicho que la declaración final que reafirme la necesidad del cese de hostilidades entre las partes beligerantes «no está lejos de llegar».

Los tres países participan en las conversaciones de paz entre el Gobierno y la oposición siria, que empezaron este lunes en la capital de Kazajistán, Astaná, con el fin de  poner fin a sangriento conflicto que dura ya seis años.

El ministro de Exteriores de Kazajistán, Kairat Abdrajmánov, ha precisado que durante el segundo día de las conversaciones de paz Rusia, Turquía e Irán se han mostrado firmes en la imposibilidad de solucionar el conflicto sirio de manera militar y han insistido en la necesidad de separar a la oposición armada de los terroristas.

«Confirmamos nuestro apego a los principios de soberanía, independencia y la integridad territorial de la República Árabe Siria», ha declarado Abdrajmánov, citando una declaración conjunta sobre los resultados de las negociaciones.