Solo faltan los sistemas de misiles tierra-aire S-500 Prometey para que Rusia posea un sistema nacional integrado de defensa aérea, según un militar ruso.

Así lo consideró el comandante de las unidades de defensa antimisiles de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia, el mayor general Andre Cheburin, al explicar las actividades encaminadas a proteger el cielo ruso.

“Un sistema integrado de defensa nacional del siglo XXI está en pleno desarrollo”, anunció el mayor general Cheburin durante una entrevista concedida al diario ruso Krasnaya Zvezda, publicada el lunes.

Un sistema integrado de defensa nacional del siglo XXI está en pleno desarrollo”, informa el comandante de las unidades de defensa antimisiles de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia, el mayor general Andre Cheburin.

Según el alto mando castrense ruso, se contará con el esperado sistema de protección nacional cuando las Fuerzas Armadas de Rusia reciban el nuevo sistema de misiles tierra-aire de largo alcance S-500, también conocido como el 55R6M Triumfator-M, así como los radares avanzados.

Sin embargo, el responsable militar no especificó cuándo entrarán en actividad los sistemas de defensa S-500, lo que se conoce es que están actualmente en desarrollo y se espera que este sistema de defensa aérea de próxima generación comience sus pruebas.

Diseñado por la compañía de defensa aeroespacial rusa Almaz Antey, el S-500 tiene un rango de 600 kilómetros y puede interceptar simultáneamente hasta diez misiles balísticos e hipersónicos con una velocidad de 7 kilómetros por segundo. También, es capaz de alcanzar objetivos a una altitud de hasta 200 kilómetros.

Además, otros datos que se sabe sobre el S-500 —una actualización del ya en servicio sistemas S-400— es que tiene la capacidad de interceptar los aviones no tripulados y destruir satélites de baja órbita terrestre, dispositivos de destrucción espacial y armamento orbital.

Etiquetas: ; ; ; ; ;