El canciller ruso, Serguei Lavrov, ha anunciado que los diálogos de paz sobre Siria, previstos para el be8 de febrero en Ginebra, fueron aplazados hasta finales del mismo mes.

“La fecha del 8 de febrero ha sido aplazada hasta finales del mes que viene”, ha dicho hoy el jefe de la Diplomacia ruso durante una reunión en Moscú (capital rusa) con los opositores sirios para evaluar el avance de las negociaciones de Astaná, la capital de Kazajistán.

Al mismo tiempo, Lavrov ha denunciado la “inadmisible” “pasividad” de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la convocatoria de nueva ronda de consultas sirias, si bien ha expresado su esperanza de que no haya más dilaciones en la convocatoria.

La fecha del 8 de febrero ha sido aplazada hasta finales del mes que viene”, informa el canciller ruso, Serguei Lavrov.

Además, ha defendido que la reunión de Astaná, organizada por Irán, Rusia y Turquía, revalidó el cese de las hostilidades en el país árabe que se alcanzó tras un acuerdo multilateral: “en Astaná surgió una conclusión importante de que el conflicto sirio no tiene una solución militar”.

En este sentido, ha manifestado que los tres países organizadores crearon un organismo trilateral para efectuar el control sobre la implementación del alto el fuego en Siria vigente desde el 30 de diciembre de 2016 e investigar las posibles infracciones durante este régimen.

Para Moscú, según las palabras de Lavrov, el encuentro de Astaná es un “nuevo paso” en los esfuerzos para acabar con la crisis siria, debido a que ahora los grupos de la ‘oposición’ armada, que nunca habían participado en las conversaciones con Damasco, están involucrados en los procesos.