Y por vivir en paz, una paz con mucho contenido, es que Nicaragua es la tercera economía de América Latina y el Caribe en crecer más.

Nicaragua presenta una de las más admirables calificaciones sobre seguridad ciudadana en América. Es, digamos, una potencia de convivencia social, de hermandad y de paz.

El reciente Balance de InSight Crime sobre homicidios en Latinoamérica en 2016, lo confirma. Es evidencia del trabajo sostenido de la comunidad, de la familia y de la Policía Nacional, promovido por el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional. Pero sobre todo, somos un país donde las bendiciones del Creador se palpan.

Nuestro país ha sufrido tragedias, guerras, calamidades, no obstante, ha contado con la capacidad de levantarse y andar. Por mucho que la minoritaria hiperderecha invoque en estos días los demonios de la violencia, la desestabilización y la “lucha callejera” fuera de tiempo y lugar, no hay guerra.

Casi contamos con 30 años de paz. Especialmente en los últimos 10 años, Nicaragua –bajo la conducción del comandante Daniel Ortega y la escritora Rosario Murillo– ha venido transformándose en la nación que muchos han querido, empezando por Rubén Darío: “Si pequeña es la patria, uno grande la sueña”.

Y por vivir en paz, una paz con mucho contenido, es que Nicaragua es la tercera economía de América Latina y el Caribe en crecer más. Por esa paz es que contrario a otros países, los índices de indocumentados nicaragüenses en Estados Unidos son de los más bajos –35 mil señalan algunos– al punto que una deportación masiva podría ser absorbida sin ningún trauma.

No hay tampoco maras. Altos funcionarios de San José han dicho públicamente que Nicaragua es un muro que ha evitado que Costa Rica sufra la funesta invasión Salvatrucha – Mara 18.

Sí, por esa paz es que los turistas prefieren visitar un país en tranquilidad. Los inversionistas, por su parte, buscan confianza para lo principal: su propia seguridad personal e intereses.

Artistas y deportistas de Estados Unidos y Europa han vacacionado en Nicaragua y se van muy agradecidos de la experiencia en estas latitudes del encanto, donde han podido redefinir su concepto de la dicha.

Las revistas especializadas izan la bandera del país para señalar en Azul y Blanco uno de los principales destinos del mundo en 2017.

A inicios de este año, la revista Travel and Leisure (Viajes y Ocio) incluyó a Nicaragua como un excelente lugar del planeta. En Centroamérica, además de nuestro terruño, escogió a Panamá.

La BBC acaba de publicar que de los cinco “mejores lugares” de la Tierra para jubilarse, tres están en América Latina. Uno de ellos, por supuesto, es Nicaragua.

“Aquellos que buscan sacar el máximo provecho de sus dólares de jubilación no encontrarán muchos lugares tan atractivos como Nicaragua. El gobierno nicaragüense también opera un generoso programa de beneficios para los jubilados extranjeros, con incentivos fiscales para los expatriados, sobre todo las exenciones de impuestos a los ingresos obtenidos fuera del país.

“Esta nación centroamericana, con costas en el Mar Caribe y el Océano Pacífico norte, recompensa a jubilados expatriados con hermosas selvas tropicales, kilómetros de impresionantes playas y abundantes lagos y volcanes…”, sostiene el portal londinense.

Tranquilidad

El Centro de Investigación del Crimen Organizado, InSight Crime, subtitula: “Nicaragua: 7 (homicidios) por cada 100.000 habitantes” (es.insightcrime.org/analisis/balance-insight-crime-sobre-homicidios-2016).

“El subdirector de la Policía Nacional, Francisco Díaz, les dijo a los periodistas que Nicaragua registró 460 homicidios hasta el 18 de diciembre, con una tasa de homicidios de 7 por cada 100.000 habitantes. Esta cifra representa una ligera disminución con respecto a los 8 por cada 100.000 que se registraron en 2015. Gran parte del país estuvo prácticamente libre de violencia el año pasado; Díaz dijo que el 65 por ciento de los 153 municipios del país registraron uno o ningún homicidio durante todo el 2016”.

No es de extrañar. Por eso Nicaragua es una de las naciones más visitadas, y de las que puntea muy bien en los rankings del turismo mundial.

El embajador de México, Miguel Díaz Reynoso, declaró a un medio local: “El inversionista mexicano ve en Nicaragua un clima favorable, me refiero el entorno jurídico. Hay un tema claramente identificado de condiciones favorables, estamos hablando también de seguridad humana, de seguridad en materia de libertad de tránsito. En Nicaragua hay mejores condiciones que en otros países de la región donde el índice de criminalidad es más alto y si a eso agregamos los índices macroeconómicos de crecimiento, obviamente eso es más atractivo”.

InSight Crime precisa en su listado cómo los criminales se comportaron en Centroamérica: El Salvador: 81,2 homicidios por cada 100 mil habitantes; Honduras: 59; Guatemala: 27,3; Panamá: 9,3.

Veamos Costa Rica: 11,8 homicidios por cada 100 mil habitantes. El saldo trágico preocupó tanto a la expresidenta Laura Chinchilla que tuiteó:

Otras naciones son: Jamaica: 50 homicidios por cada 100 mil habitantes; Brasil: 25,7; Colombia: 24,4; Puerto Rico: 20; México: 16,2; República Dominicana: 15,8; Bolivia: 10,8.

Nicaragua también supera a Paraguay: 8,8; Uruguay: 7,6; Perú: 7,2.

Los únicos tres países que promediaron mejor que la patria de Sandino fueron: Argentina: 6,6 homicidios por cada 100 mil habitantes; Ecuador: 5,6; y el menor de todos, Chile: 3,6.

Falta bastante caña que moler, es obvio, sin embargo, gracias a Dios, se producen más atados de dulce en la lucha contra la pobreza, abundante azúcar para adelantar las metas del bienestar común, y suficiente bagazo para inyectar cerca de 90 megavatios de energía al sistema de interconectado nacional para iluminar el país.

Y gracias a Dios es escasísima la gente con hiel y odio, empecinada en agriar lo avanzado. Por eso nadie los sigue, menos el pueblo de Nicaragua que está hecho de vigor y de gloria dariana, no de amargura.

¡Nada detiene la Gran Zafra de la Paz en Nicaragua! ¿Por qué? Porque en el trapiche de la vida sobresale el ingenio del nicaragüense.

A Dios, en el nombre de Jesús, sea la gloria.

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;