La policía de Kiev dijo a la direccion  del cementerio militar  polaco en Bykovnya que la profanación del monumento es  «la obra de agentes del Kremlin»,  y por eso  «no tiene sentido  de  investigar», transmite  el corresponsal de la agencia de noticias Federal (FAN) de la escena.

El corresponsal  de la FAN con un grupo de periodistas visitó el pueblo Bykovnya (que  es parte de Kiev),  donde   recientemente los vándalos trataron  de romper la entrada a la parte polaca del cementerio,  y tambien hicieron las  inscripciones  nacionalistas «SS Galicia» y «UPA» (ambas organizaciones  prohibidas en Rusia). El incidente se produjo en la noche del 25 de enero.


El memorial  sufrió gravemente, dice  el director del cementerio a l periodista de la FAN. Los atacantes en  cantidad de 7-10 personas,  utilizaron un  conector de gran alcance, que podría inclinar la parte de la columna conmemorativa polaca.

Además, se utilizó pintura muy resistente que no estan en grado de  lavar los empleados del cementerio.

El Director también explicó con referencia a los testigos,  que los atacantes se comportaron  de un modo muy arrogante, no tenían miedo de la guardia del cementerio. «Estos nacionalistas siempre están armados, son muy peligrosos, pueden matar a  cualquiera persona. Nuestros guardias no están armados, son gente común. Confrontar  a estos  bandidos debe  la policia:, — dijo el director.

Al mismo tiempo, dijo que la policía al día siguiente vino a inspeccionar la escena, pero inmediatamente declaró que «no hay nada que investigar», ya que «es claro que  fue hecho por los agentes del Kremlin», «que inmediatamente se fueron a Moscú.»


Servicio de prensa de la policía de Kiev emitió un comunicado que una causa penal en virtud del artículo «violación de la igualdad de los ciudadanos en función de su raza, etnia o creencias religiosas».  No obstante, no han sido capaces de dar respuestas a las preguntas: ¿quién está investigando el caso, ¿por qué no fue llevada a cabo una encuesta de los testigos, que son sospechosos de un crimen. Según los residentes locales, este tipo de incidentes ocurren regularmente en el cementerio y sus autores  nunca fueron encontrados.

Sin embargo, esta vez el Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia envió una nota diplomática al Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucránia para investigar el caso y encontrar a los  rapiñadores  de tumbas.

Para Ucrania,  un truco más de nacionalistas,  comporta graves pérdidas de imagen. Los últimos tres años, las autoridades literalmente adulaban a su vecino occidental.  Tanto, que  incluso  los vagones del metro de Kiev fueron repintados  de la publicidad que  la popularizaba Polonia.
Sin embargo, la realidad es diferente: los polacos y los ucranianos  se riñen cada vez más. Es posible que un acto de vandalismo en el cementerio de Bykovnya sea una respuesta radical a los acontecimientos de diciembre del año pasado, cuando los veteranos polacos que  habian luchado contra los nacionalistas  del Ejercito Insurgente Ucraniano (UPA),  organizaron una marchala en la ciudad fronteriza de Przemysl,  protestando contra la rehabilitación del nazismo en la vecina Ucránia.

Como resultado de sus protestas,  la SBU (Servicio de Seguridad de Ucrania) prohibió durante 5 años  a  entrar al país  al alcalde Przemysl, Robert Homa, que provocó un aluvión de chistes en Polonia acerca de inutilidad  de visitas a Ucrania. A partir de entonces, el Servicio de Seguridad de Ucránia abolió la prohibición de entrada de Robert Homa, según  la  secretaria de prensa  del servicio de seguridad de Ucrania, Elena Gitlyanskaya.

Fuente