En la Rada Suprema de Ucrania se ha presentado un proyecto de ley sobre el idioma, que prevé el uso obligatorio y no alternativo de la lengua ucraniana en todos los ámbitos de la vida pública.

Los autores del proyecto de ley nº 5670 son 33 diputados de diferentes facciones (principalmente del «Bloque Poroshenko» y del «Samopomoch» (Autoayuda)). El proyecto de ley exige la abolición de la ley «Sobre los principios de la política lingüística del Estado», y en su lugar prevé la introducción del uso obligatorio de la lengua ucraniana en prácticamente todas las esferas de la vida, salvo en el ámbito de la interacción personal y del culto religioso.

En particular, se propone que la lengua ucraniana sea obligatoria para todas las autoridades públicas y los gobiernos autónomos locales: todas las reuniones de estos órganos y la documentación oficial se hará única y exclusivamente en lengua ucraniana. Además, todas las quejas de los ciudadanos ante las autoridades y el gobierno local deben hacerse exclusivamente en lengua ucraniana.

En virtud del proyecto de ley, la lengua ucraniana se convierte en obligatoria en todos los niveles educativos: preescolar, colegios, institutos e instituciones de educación superior. Al mismo tiempo, en las escuelas y las instituciones educativas preescolares se permite el uso de lenguas minoritarias junto con el ucraniano, pero esto no se permite en las universidades. En estas instituciones la docencia debe llevarse a cabo sólo en ucraniano, sin embargo, también es posible la impartición de asignaturas en alguna de las lenguas oficiales de la UE.

La ucranización también está presente en las actividades culturales. En particular, todos los eventos culturales deben realizarse exclusivamente en el idioma oficial. Las conferencias también se impartirán en lengua ucraniana, sin embargo, si el conferenciante no habla este idioma, los organizadores deben proporcionar la traducción simultánea de sus palabras en ucraniano. Las representaciones teatrales en otros idiomas deben ir acompañadas de subtítulos en lengua ucraniana.

Las películas filmadas en Ucrania también se harán solamente en ucraniano. Se acepta incluir en dichas películas comentarios en otros idiomas, siempre con la presencia obligatoria de subtítulos en lengua ucraniana, y siempre y cuando la duración de los comentarios que no estén en idioma ucraniano no sea superior al 15% de la duración total de los comentarios de la película.

Las películas extranjeras (por ejemplo, en los cines) también deben ser difundidas en ucraniano. Se podrán difundir películas en su idioma original, pero con subtítulos en ucraniano obligatorios.

También se propone que la lengua ucraniana sea obligatoria en todos los medios de comunicación. Los programas en otros idiomas se retransmitirán con subtítulos en lengua ucraniana. Si alguno de los participantes en el programa utiliza un idioma diferente, la empresa de radiodifusión está obligada a proporcionar la traducción simultánea al ucraniano. El uso de otros idiomas sólo se permite con fines educativos o en interés de las minorías nacionales, pero la duración total de las emisiones en lengua extranjera no debe superar el 10% para los organismos nacionales de radiodifusión y el 20% para los medios locales.

Los medios electrónicos también están obligados a tener una página en lengua ucraniana. Junto con la versión ucraniana, se permite tener versiones en otros idiomas, pero la versión ucraniana no debe contener menos información que la versión en idiomas extranjeros, y, además, la versión ucraniana es la que se debe cargar por defecto al usuario.

La lengua ucraniana también es el idioma principal de la industria editorial. Los editores pueden imprimir libros en otros idiomas, pero sólo a condición de que también impriman la versión en ucraniano del mismo libro. Al mismo tiempo, la circulación total de documentos en otros idiomas no puede exceder la circulación en lengua ucraniana. En cuanto a las librerías, al menos la mitad de los libros de venta al público en sus estanterías debe estar en lengua ucraniana.

Se propone que la lengua ucraniana se haga obligatoria en el campo de la tecnología de la información. En concreto, todas las administraciones nacionales y locales, las instituciones educativas, etc., utilizarán el software únicamente en lengua ucraniana.

En el sector de servicios (tiendas, restaurantes, etc.), el uso de la lengua ucraniana también es obligatorio.

Una innovación importante de la ley es la introducción de multas por la violación de la obligación del uso de la lengua ucraniana. En particular, el Código de Delitos Administrativos se complementa con el artículo 188-49 «Violación de la legislación en el ámbito del uso de la lengua estatal». Prevé una multa de 200 a 400 veces el salario mínimo antes de impuestos (de 3.400 a 6.800 de grivnas o de 125 a 250 dólares) cuando se trate de autoridades y organizaciones presupuestarias, de 200 a 300 salarios mínimos sin impuestos (de 125 a 190 dólares) si son entidades educativas, de ciencia o de cultura, y de 400 a 500 salarios mínimos no imponibles (de 250 a 310 dólares) para los medios de comunicación, etc.

Además, también se establece responsabilidad penal por violación de la legislación lingüística a los «intentos de introducir el multilingüismo oficial en Ucrania» considerados iguales a los intentos de derrocamiento violento del sistema estatal (artículo 109 del Código Penal) y la expresión pública de desprecio por la lengua ucraniana se equipara con el ultraje a los símbolos del Estado de Ucrania (artículo 338 del Código Penal de Ucrania).

La supervisión del cumplimiento de la legislación lingüística por parte de los ciudadanos se asigna a inspectores lingüísticos especiales que tendrán derecho a verificar la observancia de esta legislación por personas físicas y jurídicas de todas las formas.