El presidente ruso presenta el nuevo avión MiG-35, caracterizado por ser un aparato multifuncional de última generación que no tiene análogo alguno en el mundo.

Vladimir Putin presenció el jueves a través de videoconferencia la exhibición oficial del nuevo avión de combate ruso MiG-35, que congregó a la prensa en el aeródromo de Lujovitsi, a 140 kilómetros al sureste de Moscú, capital rusa.

“Es una máquina realmente única”, dijo al felicitar a los ingenieros rusos que han trabajado en el diseño de la creación del avión Putin, quien se mostró confiado en el gran potencial del MiG-35 para la exportación.

Es una máquina de combate óptima para conflictos de alta intensidad”, explicó en la presentación Serguei Korotkov, el vicepresidente de Innovaciones de la Corporación Aeronáutica Unida de Rusia (OAK, por sus siglas en ruso).

La aeronave, que comenzará a producirse en serie en 2019, hereda la composición aerodinámica del MiG-29, uno de los cazas más populares de cuarta generación, y está dotada de tecnología que la hace indetectable para los radares, además de poder portar hasta siete toneladas de armas.

“Es una máquina de combate óptima para conflictos de alta intensidad”, explicó en la presentación Serguei Korotkov, el vicepresidente de Innovaciones de la Corporación Aeronáutica Unida rusa (OAK, por sus siglas en ruso).

En este sentido, Korotkov aclaró que el MiG-35 puede, por sus características, usar toda la gama de armas existentes, incluso las más avanzadas y aquellas diseñadas especialmente para cazas pesados.

Por otro lado, el experto militar Makar Axenenko cree que las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia necesitan una nave capaz de garantizar la cobertura aérea en el frente de batalla y a su vez, sea capaz de ejecutar maniobras operativas y tácticas en la retaguardia, con el fin de poder destrozar sistemas de telecomunicaciones y centros de operaciones enemigos.