Los ministros de Defensa de los 28 países de la OTAN aprobarán en su reunión de Bruselas el 15 y 16 de febrero el conjunto de medidas para reforzar la presencia militar en la región del mar Negro, declaró el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg.

«Los ministros de Defensa de la OTAN en una reunión en febrero finalizarán el conjunto de los documentos sobre el fortalecimiento de la presencia militar en tierra, agua y aire en la región del mar Negro», dijo a los periodistas después del encuentro con el presidente búlgaro, Rumen Radev.

El embajador de EEUU ante la OTAN, Douglas Lute, informó previamente, que la Alianza reforzará los agrupamientos en Rumanía y Bulgaria.

La OTAN aprobó en julio pasado, durante la cumbre de Varsovia, el despliegue de batallones multinacionales en Polonia, Letonia, Lituania y Estonia, como parte de un incremento sin precedentes de su presencia militar en Europa del Este.

Ese plan se escuda en una política de contención a Rusia, a la que acusa de haber desestabilizado la situación en Ucrania.

Paralelamente, la Alianza sigue adelante con el emplazamiento de armas antimisiles estadounidenses en Europa.

A mediados de mayo la OTAN puso en marcha el sistema estadounidense Aegis Ashore en la base rumana de Deveselu, unos 600 kilómetros al oeste de la península rusa de Crimea.

EEUU planea construir un puesto similar con radares y misiles interceptores en Polonia, en la base de Redzikowo, a unos 180 kilómetros del enclave ruso de Kaliningrado.

El Kremlin tachó la decisión de violación de los principios básicos de las relaciones entre la OTAN y Rusia y anunció la creación de tres nuevas divisiones, con 10.000 militares en cada una, que serán desplegadas cerca de la frontera occidental rusa.