Oficiales de la inteligencia rusa,  detenidos bajo cargos de traición, están acusados de entregar secretos a la CIA, se informó el martes.

Sergei Mikhailov y Dmitry Dokuchaev, que trabajaban para el departamento de ciberespionaje de la agencia de seguridad FSB hasta que fueron arrestados en diciembre, están acusados de cooperar con la CIA, según fuentes anónimas citadas por la agencia de noticias rusa Interfax.

Hasta ahora ningún funcionario ha hablado públicamente sobre el tema. Pero medios noticiosos rusos vinculados a los servicios de seguridad han reportado el caso con detalles. Se ha informado también que un ejecutivo de la empresa de seguridad cibernética Kaspersky Lab ha sido arrestado bajo cargos de traición.

Las agencias de inteligencia estadounidense sostienen que el presidente ruso Vladimir Putin ordenó lanzar una campaña de ciberataques contra el sistema electoral de Estados Unidos a fin de inclinar la balanza a favor del ahora presidente Donald Trump.