El número de desempleados registrados en los servicios públicos de empleo aumentó en enero en 57 mil 257 personas, informó hoy el gobierno español.
Según los datos difundidos por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, con ese repunte el total de desocupados se ubicó en tres millones 760 mil 231, aunque frente a enero de 2016 disminuyó en 390 mil 524 personas.

La cartera laboral subrayó que esa caída interanual es ‘el mayor descenso en un mes de enero de toda la serie histórica’.

Por su parte, la afiliación a la Seguridad Social mostró un descenso de 174 mil 880 personas, hasta alcanzar los 17 millones 674 mil 175 ocupados.

A pesar de un vigoroso crecimiento económico de 3,2 por ciento en 2016, el desempleo sigue siendo una de las principales asignaturas pendientes de España para recuperarse de una profunda crisis.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INE), este país ibérico cerró el ejercicio precedente con cuatro millones 237 mil 800 desempleados, un 18,63 por ciento de su población económicamente activa.

Se trata de la tasa de desocupación más baja en los últimos siete años (desde el tercer trimestre de 2009), destacó la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada hace una semana por el INE.

Según la EPA, una herramienta que ofrece más datos para analizar la evolución del desempleo que el estudio realizado por el Ministerio de Trabajo, la ocupación entre octubre y diciembre cayó en 19 mil 400 personas hasta situarse en 18 millones 508 mil 100.

Por su parte, la cifra de hogares con todos sus miembros activos en paro, otro indicador para medir el drama de este flagelo, alcanzó un millón 387 mil 700, lo cual representa 168 mil 900 menos que en el ejercicio precedente.

Durante la crisis, el paro trepó hasta el 27 por ciento, aunque en los últimos tres años una lenta recuperación económica contribuyó a una progresiva mejoría.

Sin embargo, España sigue siendo el segundo país de la zona euro con el índice más alto de desempleo, sólo superado por Grecia, y ostenta una las tasas más elevadas de la Unión Europea.

En declaraciones a la radioemisora Onda Cero, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, destacó la positiva evolución del empleo en 2016, aunque advirtió que falta mucho por hacer.

‘Si somos capaces de mantener esta política económica, llegaremos a los 20 millones de ocupados en 2020’, vaticinó el dirigente conservador, tras mostrarse convencido en poder crear entre 400 mil y 500 mil puestos de trabajo cada año.