El Ministerio de Defensa de Rusia entregó ayer una nota de protesta al agregado militar de la Embajada de Ucrania debido a que un An-26 ucraniano se acercó de modo peligroso a baja altura a unas torres de perforación rusas.

Más temprano el portavoz del presidente de Ucrania Sviatoslav Tsegolko afirmó que desde estas torres se abrió fuego de fusil contra el An-26.

El Estado Mayor de la Flota rusa del Mar Negro refutó esa información, señalando que el aparato ucraniano cometió una provocación al acercarse dos veces a baja altura a las torres de perforación Tavrida y Krim-2 en el mar Negro.

Además explicó que al producirse el segundo acercamiento, un guardia de la plataforma de perforación accionó cuatro veces su pistola de señales con el fin de prevenir la colisión del avión con la torre, lo cual fue percibido por lo visto como fuego abierto de un fusil.

«Occidente debería darse cuenta del carácter peligroso de tal política y refrenar al régimen de Kiev que provoca intencionadamente conflictos en la frontera con Rusia y recurre al chantaje para obtener nuevos créditos», dijo Balbek, agregando que el incidente en cuestión indignó mucho a los habitantes de Crimea.

í