El camino para la paz en Siria parece complicarse más a pesar de la sensatez impulsada por Rusia y respaldada por el gobierno sirio, frente a una confusa postura de la oposición que diluye las perspectivas de un consenso realista.
Bashar al-Jaafari, delegado permanente de Siria ante las Naciones Unidas y jefe de la delegación de su país en Astaná, la capital kazaja, afirmó hace algunas horas que es ‘prematuro hablar de optimismo o pesimismo en cuanto a los resultados de la reunión’.
Nuestro interés es trabajar por garantizar el éxito en esas reuniones, lo cual debe contribuir a poner coto al derramamiento de sangre en Siria y restablecer la seguridad en todo el territorio del país, precisó.
Este encuentro, que debió comenzar hoy de manera oficial pero que hasta este momento solamente consiste en reuniones bilaterales y no de conjunto, tiene como participantes a representantes de la oposición fuera del territorio sirio y de grupos armados, todos con tendencias diferentes y que al menos, aceptaron estar presentes en las negociaciones.
Los avances en ese sentido son innegables pero no permiten vislumbrar un camino despejado, aun cuando las posiciones de Turquía e incluso de Jordania, varíen por fuerza de las circunstancias y sobre todo, por la firmeza del gobierno sirio, no solo en el aspecto diplomático, sino en el terreno de combate.
Las demandas oposicionistas, aceptadas en general por todos los integrantes de ese abanico de fuerzas, sin un liderazgo o programa político definidos, van desde enviar a Siria fuerzas militares internacionales formadas por Rusia y Turquía, crear zonas libres del Estado Islámico, Daesh- por su acrónimo en árabe- hasta la instauración de una zona de exclusión aérea, entre otras.
Una cuestión ahora no incluida como básica era la renuncia del presidente Bashar al Assad y se añade el chequeo constante de las sucesivas treguas implantadas y pocas veces respetadas tal y como ha sucedido en la región sureña siria de Deraa, donde una coalición de grupos extremistas liderada por el otrora Frente al Nusra ataca al Ejército sirio.
Esos combates, hasta las últimas horas neutralizadas por las Fuerzas Armadas sirias, ocurren desde hace más de tres días, justo cuando Jordania anunciaba que organizaciones de extremistas armados en el sur y junto a sus fronteras aceptaban negociar.
En estas circunstancias y unidos a los continuos enfrentamientos de fuerzas kurdas con tropas turcas y del Daesh en el norte sirio, la Coalición Nacional opositora exige más envergadura al mecanismo de control sobre el alto el fuego, que se publiquen informes oficiales que identifiquen a las partes culpables de las infracciones, que se les obligue a respetar la tregua y a explicar por qué siguen violándola.
Posición aparentemente noble y sensata pero que la realidad desmiente cuando los grupos extremistas, llaménse Ejército Libre Sirio o Fuerzas Democráticas Sirias, siguen enfrentadas entre sí o con el Ejército sirio y milicias aliadas.
Al respecto, informaciones de última hora indicaron que la denominada coalición Escudo del Éufrates, apoyada por Turquía, combate contra los grupos de la alianza opositora Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) en el norte del país árabe, según declaró un representante del Consejo Democrático de Siria, organización opositora de los kurdos sirios, Reizan Hedu.
‘Los intensos combates apoyados por la artillería turca se mantienen en la zona entre la ciudad siria de Azaz y la represa de Al Shahba (en el norte de la provincia de Alepo), controlada por las Fuerzas Democráticas (Sirias)’, dijo Hedu.
Según comunicó, hay una información de que los turcos exigieron a los grupos armados abandonar Azaz.
Tal enredo, tanto en las zonas de operaciones como en los dispersos frentes de combate en el norte, centro y sur de este país del Levante, condenan casi al fracaso las negociaciones en Astaná y contradicen en la práctica el papel de Turquía- invasora de territorio sirio al norte de la provincia de Alepo- como garante de las treguas y en pro de la paz.
Desde Damasco, Teherán o Moscú, se mantiene el aliento a las negociaciones y el llamado a conductas sensatas que pongan fin o atenúen un conflicto armado que ha costado la vida o la mutilación de más de medio millón de personas con pérdidas económicas y destrucción de la infraestructura de Siria por más de 200 mil millones de dólares.

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ;