El corresponsal de guerra de Life, Semiyon Pegov estuvo en la línea del frente en el momento exacto, cuando los agentes ucranianos pasaron a la ofensiva con el intento de romper la defensa del ejército de la República Popular de Donetsk.

Todo esto ocurrió en el área del poblado de Peski, este es ahora uno de los puntos más calientes en el sector del frente de Donetsk. Las posiciones de la RPD y los agentes ucranianos aquí los separa algo de 200 metros.

Los militares ucranianos intentaron de abrir una brecha en la línea de defensa de la RPD. Si ellos lo hubieran logrado, entonces las fuerzas armadas de Ucrania pudieran haber traído la artillería cerca de Donetsk y realizar bombardeos a la ciudad. Por lo tanto los defensores de la ciudad no pueden permitirse esta confluencia de eventos.

Los habitantes locales, para los ukronazis, en el papel de escudos humanos es muy conveniente. Aunque esto es una violación directa de los acuerdos de Minsk, en la señalada área del poblado en general no debe haber ningún armamento ni liviano, ni pesado. En efecto la línea de contacto pasa directamente en las afueras de la ciudad.

Los constantes bombardeos y provocaciones de Ucrania en este sector es el elemento de tácticas que arrastran a la ofensiva, o, como en la víspera expresó el jefe de la RPL-Igor Plotnitskiy, la táctica de las “garras de oso”. Cuando a expensas de las constantes, pero breves acciones rápidas de ofensiva la parte ucraniana captura trozos de la zona gris y alinea la línea del frente. El avance puede ser mínimo de 10 hasta 100 metros.

A finales de enero esta táctica desempeño contra Kiev una broma malvada. Arrastrándose a la ofensiva condujo al hecho, que los agentes, sin calcular fuerzas llegaron a la carretera Donetsk-Gorlovka, directamente a un campo de minas. Tras ser rechazados, comenzaron atacar con la artillería. En efecto, estos bombardeos se extienden hasta el presente.

Y todo esto en violación a los acuerdos de Minsk. A Kiev no le conviene su cumplimiento.

Fuente