El candidato de Alianza Pais, lideró la primera vuelta de los comicios presidenciales en esa nación sudamericana y se confirmó como el gran favorito para suceder a Rafael Correa

El candidato de Alianza Pais, Lenín Moreno, lideró la primera vuelta de los comicios presidenciales en Ecuador y se confirmó como el gran favorito para suceder a Rafael Correa en el Palacio de Carondelet.

Al cierre de esta edición, aún no estaban disponibles los resultados totales de las elecciones, pero Moreno contaba con una ventaja inalcanzable para el banquero y multimillonario Guillermo Lasso, de la Alianza CREO-SUMA, quien marchaba en segundo lugar.

Con más del 72 % de las actas escrutadas, el candidato de Alianza País contaba con el 38,66 % de los votos, muy cerca de ganar los comicios en primera vuelta.

De acuerdo con la ley electoral de la nación suramericana, para evitar un balotaje es necesario obtener el 50 % más un voto o 40 % con una diferencia de al menos 10 puntos porcentuales frente al contendor más cercano.

Lasso, con 28,9 % de los sufragios, se acercaba lo suficiente a Moreno para obligar a uno segunda vuelta y evitar la ventaja del 10 % que le daría una victoria directa al candidato de Alianza Pais.

Entretanto, la candidata de la Alianza Partido Social Cristiano-Madera de Guerrero, Cynthia Viteri, se ubicaba en la tercera posición con poco más del 16 % de los sufragios.

Más de 12 millones de ecuatorianos estaban convocados a las urnas para renovar los cargos de presidente y vicepresidente de la República, el total de la Asamblea Nacional -conformada por 137 curules- y cinco parlamentarios andinos, además de decidir sobre una consulta popular sobre paraísos fiscales.

El presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Juan Pablo Pozo, resaltó el éxito de la nueva plataforma electoral, que permitió contar con resultados oficiales casi minuto a minuto desde el cierre de las urnas.

Pozo señaló que el CNE evitó dar las cifras de un conteo rápido por considerarlo «irresponsable» ante lo ajustado de la contienda y el margen de error que tiene dicha herramienta.

En cualquier caso, la victoria de Moreno resulta un espaldarazo del pueblo ecuatoriano a la continuidad del proyecto económico y social liderado por Rafael Correa que le cambió el rostro a la nación sudamericana, en medio crisis económicas y desastres naturales.

El exvicepresidente de la República y enviado especial del secretario de la ONU para las personas con discapacidad queda como el mejor posicionado para ganar una supuesta segunda vuelta y tomar el batón del presidente Correa, quien concluye cerca de una década al frente de los destinos de la nación suramericana.

Tras conocerse los resultados a boca de urna en horas de la tarde, Moreno hizo un llamado a sus contendores a aceptar la realidad y perder con dignidad. Por su parte, dijo, recibiría el triunfo con humildad.

«Hemos soportado una arremetida terrible que ni siquiera se justifica por la calentura de las elecciones», sostuvo y señaló que, por el contrario, el pueblo supo reconocer el trabajo de una revolución a la cual «no la para nada ni nadie», según la agencia Andes.

Desde un hotel de la capital, Moreno calificó al líder de la Revolución Ciudadana, Rafael Correa, como una leyenda que ha conducido al país con dignidad, honestidad, transparencia e inteligencia.

Moreno agradeció al pueblo y ofreció dignidad para los sectores vulnerables de la sociedad. Afirmó que tiene la mano extendida «para aquel que esté dispuesto a encajar con los grandes objetivos nacionales».
Casi al mismo tiempo, el presidente Correa se pronunció en Twitter en apoyo a la victoria. «¡Otro triunfo contundente del pueblo ecuatoriano!», dijo.

«Qué victoria, es la décimo tercera de la Revolución Ciudadana, siempre hemos confiado en nuestro pueblo», añadió desde el hotel Quito, norte de la capital ecuatoriana, el mandatario expresó:

En la mañana, en el arranque de los comicios en la Cima de la Libertad de esta capital, Correa llamó a los ecuatorianos a salir a votar por su futuro.

«Dejaré el gobierno con la íntima paz de haber hecho todo lo posible por servir a mi pueblo y a la patria grande, pero también con la ansiedad permanente de lo que falta por hacer», añadió. «Aún nos falta mucho para alcanzar la democracia real, aquella que se traduce en justicia, inclusión social y equidad de oportunidades para todas y todos».

«Tras diez años de Revolución Ciudadana, el pueblo acude a las urnas por undécima ocasión, lo que refleja la consolidación de nuestra democracia. Ya no hay lugar para oscuros repartos del poder. Hemos tenido 11 elecciones limpias y reconocidas a nivel mundial, entre ellas para llamar a una constituyente y un referendo para aprobar la nueva constitución del país», refirió citado por AVN.

En una primera evaluación, los representantes de los observadores internacionales destacaron la organización y participación ciudadana en los comicios electorales en los que Ecuador escoge Presidente, Vicepresidente, Asambleístas Nacionales, Provinciales y Parlamentarios Andinos.
La agencia Andes informó que, al cierre de la jornada, el Consejo Nacional Electoral (CNE) establecía que el 81,13% de ecuatorianos acudieron a las urnas y se registró un ausentismo de apenas el 18,87%.
Hugo Picado, representante de la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore), dijo sentirse «francamente impresionado» de la participación ciudadana en estas elecciones.
Más de 300 observadores internacionales se trasladaron por todo el territorio ecuatoriano para verificar que no existan anomalías en los recintos electorales.

En horas de la mañana el organismo internacional informó que el 21% de los recintos electorales contaron con veeduría internacional. En total cuatro organismos electorales internacionales se acreditaron para cubrir estas elecciones.