1 ¿Realmente hace política la MUD? ¿Qué tipo de política? Responder a estas preguntas elementales constituye una proeza. Analizar, por ejemplo, las actuaciones de los organismos a través de los cuales se ha expresado la política de la oposición en los últimos 18 años, desde que el chavismo accedió al gobierno -Coordinadora Democrática y luego la Mesa de la Unidad Democrática-, confirma agudas contradicciones que no se corrigen y superan con el correr del tiempo. Por el contrario, se agravan.

2 Sus ejecutorias durante ese lapso están marcadas por un problema proveniente de la actitud que adoptó la oposición que se conformó luego del colapso del puntofijismo y de la victoria electoral de Hugo Chávez en diciembre de 1998. Esa oposición no asumió democráticamente el hecho. Se negó a reconocerlo, y procedió a armar una estrategia que juntó frustración y revanchismo. Es lo que explica que cuestionara la Constitución; que se opusiera a cuanta iniciativa de cambio adelantaba el chavismo, y que rematara su comportamiento, en aquel singular momento, con acciones desesperadas como el 11 de abril de 2002, el paro-sabotaje de la industria petrolera y otras aventuras.

3 En ningún momento la conducción del movimiento opositor reconoció la existencia de la legalidad que surgió del proceso que se inició con la presencia del líder de la revolución en Miraflores. Esa actitud la condujo a practicar un doble juego: moverse en el campo legal, que en el fondo impugnaba, y al mismo tiempo realizar actividades subversivas. Inicialmente desconoció la nueva Constitución y luego optó por cobijarse bajo ella. Con lo cual se produjo un híbrido del que emergió una política absurda que pretendía compatibilizar la acción pacífica con la violenta. Tal contradicción que dio cabida, en un mismo escenario, a la guarimba y a la participación electoral, tenía que explotar en algún momento, como en efecto está ocurriendo. Ya que la estrategia de manejar, simultáneamente, políticas de signo diferente -prácticas cívicas o violentas-, provocó efectos letales en la alianza, vale decir, en la MUD, cuyas consecuencias vive el país. Lo que pasa en la MUD no debe extrañar. Las tensiones, las constantes contradicciones, y la opacidad del mensaje que envía a los partidarios, genera desconcierto y termina radicalizando a un importante sector de la oposición que se siente traicionado por un liderazgo que no asume su prédica hasta el final. Ejemplo: sacar a Maduro de Miraflores, como promesa efectista, se frustra y revierte negativamente, porque la MUD como tal carece de músculo para lograrlo.

4 Las consecuencias están a la vista. La MUD es un aparato obsoleto, desbordado por una realidad implacable que pasa recibo a diario. Carece de capacidad para organizar y para dirigir. Ya no tiene poder de convocatoria, pese a que constantemente amenaza con tomar la calle y con una mítica marcha sobre Miraflores. Su liderazgo está agotado. Se consumió en “la hoguera de las vanidades”. Solo le queda como recurso apelar al exterior. Cree que presionando desde afuera compensará la fragilidad interna. Pero lo que consigue es hundirse más en la charca de la indignidad. Cuando el país observa, estupefacto, que los líderes de la oposición se arrastran ante gobernantes indignos de otras naciones -caso del brasileño Temer, ladrón y golpista simultáneamente-, piensa en lo que sucedería si llegaran al gobierno esos personajes.

LABERINTO

Comenté días atrás la tesis de grado de un brillante oficial de la Fanb que cursa estudios en la Escuela de Inteligencia y Contrainteligencia “G/B Daniel Florencio O’Leary” de la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela. Se trata de un “Análisis de Documentos Tácticos-Operacionales de las Fuerzas Militares Colombianas sobre la Operación Militar Fénix para la Apreciación de la Amenaza en la Invasión Limitada”…

Es un trabajo serio y bien documentado, sobre una realidad que los venezolanos debemos considerar. Que actualmente tiene carácter excepcional, dadas las constantes agresiones de parte del Gobierno de Colombia y de la oligarquía contra nuestro país. Del contexto que existe hoy con Colombia como socio privilegiado en la región de EEUU, y de la ratificación de esta condición por el presidente Donald Trump cuando invita al presidente Santos a Washington…

El estudio del oficial venezolano es extenso y prolijo en cuanto a la investigación realizada sobre la doctrina militar colombiana y el reequipamiento de su Fuerza Armada, insólito en el momento en que el país logra la paz interna…

El autor de la tesis se hace las siguientes preguntas: 1) ¿Qué estrategias operacionales de intervención contra Venezuela podría realizar Colombia para orientar el comportamiento de sus Fuerzas Militares en función de lo observado en los Documentos Tácticos Operacionales sobre la Operación Fénix? -ataque a un campamento de las Farc en Sucumbío, Ecuador, donde fue asesinado el dirigente Raúl Reyes-. 2) ¿Demostrar qué tipo de medios militares están desarrollando las Fuerzas Militares Colombianas en sus unidades fronterizas con Venezuela para la ejecución de una invasión limitada contra nuestro país? 3) ¿Señalar la existencia de proyectos actuales de las Fuerzas Militares Colombianas para ejercer una invasión limitada sobre Venezuela, utilizando como comparación la Operación Militar Fénix?…

Dejaré para una próxima columna las conclusiones y recomendaciones a que llega el oficial autor de este trabajo especial de grado para optar a la especialización en Inteligencia Militar…

Otro asunto: ha habido contactos públicos y privados del Gobierno y el chavismo con dirigentes de la MUD. Ellos lo saben. Pero le tienen pavor a que las reuniones trasciendan. Saben que las bases radicalizadas por el discurso irresponsable del liderazgo los repudian…

En este sentido, el acoso de que son objeto los dirigentes de la MUD desde todos los flancos, derecha, izquierda y centro, los paraliza. Las redes sociales ahora los tienen como blanco preferido. Pasa lo mismo con algunos medios de comunicación que exaltaban a los dirigentes de la MUD y los presentaban como modelos y ahora los escarnecen, los tildan de falsos, corruptos y vendidos al Gobierno…

Esta situación tiene paralizada a la dirección de la MUD. La cual perdió el dominio de la política. Sabe que cualquier iniciativa que ponga a circular es cuestionada. La relación entre dirigentes y dirigidos se rompió. Muchos que antes los seguían, ya no lo hacen. Si convocan a una manifestación, temen el resultado. Desastroso, por cierto, en los últimos tiempos como ocurrió con la marcha de la juventud el pasado 12-F: todo un fiasco. Como lo reseñó nada menos que El Nacional. Por eso alguien con humor negro dice que “la crisis de la MUD es más grave que la crisis del país”…

La derecha de la Iglesia Católica, en el Vaticano y en el mundo, inició una campaña artera de descrédito contra el papa Francisco. En Roma circulan volantes y afiches cuestionando la autoridad del Sumo Pontífice. Aquí sucede igual: ataques desde algunos púlpitos, actitudes de obispos recalcitrantes desde la Conferencia Episcopal y misiles de la oposición radicalizada tildándolo de “comunista”…

Betancourt instauró en el país su famosa doctrina: “disparar primero y averiguar después”. El Gobierno de EEUU se acoge a ella en la infamia contra Tareck El Aissami. Dispara sin el debido proceso, contando de antemano con la impunidad de que gozan los atropellos y agresiones imperiales.