Movimientos sociales fueron reprimidos por policías de la Prefectura del Gobierno argentino este martes, cuando salieron a las calles de la capital para exigir la aplicación de la ley de Emergencia Social y reclamar por la discontinuidad de planes sociales en el área del Ministerio de Trabajo.

La marcha se llevó a cabo con la instalación de ollas populares en el Puente Pueyrredón, Congreso y Retiro y también se movilizan hacia el Obelisco donde en horas de la tarde se realizaría una asamblea, a la espera de que el Gobierno dé marcha atrás la medida.

Organizaciones sociales como Barrios de Pie, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y la Corriente Clasista y Combativa (CCC), organizaron las protestas en el país.

Entre las demandas de los manifestantes está el reclamo por los 20.000 trabajadores que según las organizaciones se verían afectados por la discontinuidad de los planes Construir Empleo y Programa de Trabajo Autogestionado.

“La política económica de este Gobierno no dejó nunca de ser de ajuste. Continúan los despidos y las suspensiones en las fábricas, hubo nuevos tarifazos, liberaron importaciones y eso afecta a los que menos tienen, principalmente”. Comentó Freddy Mariño, vocero de la CCC.

Mariño dijo que, “este es un Gobierno de ricos y grandes empresarios para ricos y grandes empresarios”.

Las “ollas populares” es una manifestación que se vuelto común. Es un tipo de comedor que ofrece alimentos a los más necesitados y acampan en el lugar. Hace un mes se realizó la misma protesta.

El 14 de diciembre de 2017 el Congreso argentino convirtió en Ley la Emergencia por tres años, se cumpliría esta normativa hasta el último día del año 2019 en todo el país. Entre sus 12 capítulos, la normativa contempla la creación del Registro Nacional de la Economía Popular.