El número de muertos en la explosión de un coche bomba en las afueras de la ciudad de Al-Bab, en Siria se ha elevado a 41, de acuerdo con Reuters.

Anteriormente, una fuente en la milicia popular comunicó a RIA Novosti sobre 15 muertos. Según él, la explosión ocurrió en el pueblo de Susiyan, al oeste de Al-Bab.
Según la agencia Reuters, entre los fallecidos, 35 personas son civiles. La responsabilidad del ataque, las fuerzas de seguridad locales responsabilizan a los radicales del Estado Islámico.

En la víspera, el Estado Mayor turco anunció que el ejército turco y las fuerzas de la oposición siria expulsaron a los terroristas de Al-Bab y tomaron la ciudad bajo su control. La ciudad está completamente limpiada de los militantes, ahí comenzaron las operaciones de desminado, añaden en el estado mayor.

El Ejército de Turquía y la «oposición armada» en agosto del año pasado, llevaron a cabo en contra de los militantes del Estado Islámico la operación «Escudo del Éufrates». Como ha dicho el presidente, Recep Tayyip Erdogan, el objetivo de la operación es limpiar de los terroristas el territorio de 5.000 kilómetros cuadrados y establecer alrededor una zona de seguridad para los refugiados.

Fuente