El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, subrayó el viernes que México no recibirá a migrantes de origen extranjero que sean deportados por Estados Unidos.

En entrevista radiofónica dijo que así se les hizo saber a los secretarios de Estado, Rex Tillerson, y de Seguridad Interna, John Kelly, quienes realizaron una visita de trabajo que incluyó un encuentro con el presidente Enrique Peña Nieto.

«Fuimos muy claros en ese sentido, y no los vamos a recibir, no los pueden dejar ahí en los límites porque nosotros los tendremos que rechazar, no hay posibilidad de que sean recibidos por México», enfatizó.

«Ni nuestras leyes, ni nuestros procesos, ni nuestras capacidades podrían ayudar. No solamente es dejarlos, ellos nos pidieron que mientras siguen su proceso legal allá, estén acá. Es un no de parte del Gobierno mexicano», subrayó.

Señaló que el Gobierno busca proteger a los connacionales deportados a través de acuerdos que antes no había.

«Hoy hay un acuerdo verdaderamente importante de protección a los nuestros y va desde su identificación hasta su entrega», agregó.

Precisó que dos o tres veces a la semana llega un vuelo a la Ciudad de México desde Estados Unidos con deportados y otros más en 11 puntos en la frontera. «Hay horarios específicos y lugares, acuerdo que no existía antes, ya que solo los dejaban en un punto y así los aceptaba el Gobierno».

Reveló que la reunión con los secretarios Kelly y Tillerson no fue fácil, pues la relación de inicio con la administración Trump ha sido compleja.

Sobre este tema, trascendió también que el presidente, Donald Trump, prometió iniciar en breve plazo la construcción de un gran muro en la frontera con México, mucho antes de lo previsto, y defendió su política de deportaciones masivas de indocumentados.

Al hablar a los asistentes a la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) que se celebra en National Harbor, estado de Maryland, Trump sostuvo que utilizará los fondos necesarios del Gobierno de Estados Unidos, para salvar incontables vidas de ciudadanos de este país de las acciones de las pandillas, los traficantes de drogas y extranjeros criminales, «echándolos de nuestro país».

También reiteró sus polémicas posiciones respecto a los musulmanes y dijo que arreciará su ofensiva contra lo que denominó «islamistas radicales» que propician acciones violentas en Estados Unidos y otras naciones.

El gobernante elogió las operaciones de detención y deportación puestas en práctica por el Departamento de Seguridad Interna (DHS) y calificó de «fantástica» la labor que en ese sentido realiza el exgeneral John Kelly, jefe de dicha agencia federal.

Expulsamos a los malos, gente que no debe estar en Estados Unidos, sea por drogas, asesinato u otros delitos, son los primeros en irse, «y básicamente lo único que he hecho es cumplir mi promesa», recalcó.

Durante una intervención de casi una hora en la CPAC, el mandatario dijo que una vez que los inmigrantes sin autorización estén fuera de este país, no permitirá que regresen a territorio estadounidense.

Las acciones ejecutivas de Trump en materia migratoria provocaron fuertes protestas en decenas de ciudades norteamericanas en las últimas semanas, así como declaraciones de rechazo de instituciones defensoras de los derechos de los inmigrantes.

Etiquetas: ; ; ;