El presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó hoy que los informes internacionales avalaron los esfuerzos de la nación suramericana por revertir la recesión en tiempo récord y con un costo mínimo.

Según explicó Correa en el programa semanal Enlace Ciudadano, desde esta capital, el país logró recuperarse y varios indicadores así lo muestran, pese a todos los pronósticos negativos de la oposición, dijo.

‘Por tercer mes consecutivo sube la recaudación total de impuestos, eso es un gran indicador de la actividad económica’, aseguró el mandatario.

De acuerdo con sus precisiones, el Impuesto al Valor Agregado (IVA) subió en diciembre en un 9,0 por ciento, en enero alcanzó un 15 y en febrero llegará a los 10 puntos porcentuales.

‘Signos claros de recuperación de la economía, duela a quien le duela’, ratificó Correa.

Otro de los logros mencionados fue en ventas de contribuyentes especiales, resaltado a nivel internacional por un estudio del Center for Economy and Policy Research, de Estados Unidos.

La investigación publicada este mes destaca la correcta década de reformas en el país, las políticas macroeconómicas y los cambios institucionales, al tiempo que presenta un análisis de indicadores clave desde 2007 y la respuesta del gobierno ante los choques externos.

En sus conclusiones, la institución señala que el crecimiento de Producto Interno Bruto per cápita fue sustancialmente más alto, en comparación con décadas anteriores y enfatiza cómo la administración nacional mediante sus políticas de gobierno fue capaz de alcanzar progreso económico y social, así como estabilidad política.

El informe destaca otros avances como la reducción de pobreza, disminución de desigualdad y la inversión en educación superior.

Se enfatiza asimismo que los resultados no son fruto de altos precios de materias prima, sino de las políticas deliberadas del gobierno y a la gran conducción para rebasar la recesión, pese a los golpes externos y desastres naturales, sin precedentes.

‘El mundo reconoce el éxito en el manejo económico de Ecuador’, insistió Correa.