Foto Archivo

Es el momento más delicado que atraviesa Milagro Sala desde que fue detenida por el gobierno jujeño de Gerardo Morales, en diciembre de 2015. La dirigente de Tupac Amaru y parlamentaria de Unasur sigue en prisión pese que todos los días crecen los pedidos internacionales por su liberación.

Tras intentar lastimarse con una tijera, hecho al que llegó luego que supiera que la acusan de otras tres nuevas causas y una amenaza de muerte, Sala dialogó telefónicamente con la periodista Cynthia García, a quien le relató cómo fueron los hechos y cómo se encuentra.

“Lo que me pasó el miércoles a la noche me sacó de las casillas. Una de las mujeres que están internadas acá, inducida por el personal, supuestamente el personal tenía orden de arriba de que me comiencen a macanear, que me comiencen a molestar y ella se puso a decir a los gritos en horario de visita que si afuera no me habían matado ella me iba a matar”, relató angustiada.

Además, dijo que “las notificaciones por las tres causas de amenazas” fue “la gota que rebalsó el vaso”. “Estoy molesta y cansada de que por cualquier estupidez me inventen causas”, precisó. Y agregó: “Me armaron once causas en un año y dos meses. Todo esto es lo que a uno como ser humano, como persona, lo termina desequilibrando”.

En ese momento de la charla, Sala ratificó que intentó agredirse con una tijera. “Me dio muchísima bronca y he intentado hacer lo que hice. Lo que ya es público. Decir hasta aquí he llegado. Es el límite de una persona”, expresó

Sala además advirtió que están buscando armarle causas para condicionar a los organismo internacionales, que recién podrán ver a la dirigente social en mayo.

“Están tratando de tirarme dos muertos, de relacionarme con el narcotráfico, para que cuando vengan los organismos internacionales, quien te habla, sea la peor escoria de Jujuy y que le den la razón a Gerardo Morales de que tenerme detenida está bien”, denunció Sala.