En el Cáucaso Norte y en Crimea empezó una inspección repentina que levantó en alarma 3 mil soldados. De esto informa el servicio de prensa del Distrito Militar del Sur, comunica el canal de televisión Zvezda.

La alarma fue anunciada en varias unidades de Karachay-Cherkessia, Chechenia, Daguestán, y en Crimea.

En los ejercicios fueron utilizados más de un millar de armas y vehículos, en particular, el T-72B3, vehículos de combate de infantería BMP-3 y vehículos blindados BTR-82A.

Actualmente, las unidades militares están realizando una marcha hacia los polígonos, donde tendrán luego los ejercicios con el uso de armas pequeñas y granadas propulsadas por cohetes, así como con las armas estándar de tanques y vehículos de combate. En el curso de de la marcha, la columna militar debe rechazar el ataque de los saboteadores condicionales.

Como dicen los expertos militares, las inspecciones repentinas del Ejército ruso se llevan a cabo a causa de las provocaciones por parte de Ucrania.