Las fuerzas armadas de Siria no estaban involucradas en el ataque al convoy humanitario cerca de Alepo en el año 2016. Esta fue la conclusión del Comité Internacional de la ONU en investigar los incidentes en Siria. A pesar de que Moscú repetidas veces señaló su inocencia en los bombardeos, exactamente este incidente es utilizado por los políticos occidentales como evidencia de crímenes de guerra en Siria y la razón para la posible extensión de las sanciones.

En el informe de la comisión internacional independiente de la ONU para investigar los incidentes en Siria fue señalado, que Rusia no tiene ninguna relación con el ataque al convoy humanitario de la organización en septiembre del año 2016 en las afueras de Alepo. Además, en el documento ninguno de los crímenes de guerra, perpetrados en Siria no fue retribuido a Rusia.

Los autores llegaron a esta conclusión examinando el tipo de munición utilizada, el tamaño del territorio atacado y la duración del ataque.

Moscú ha declarado en repetidas ocasiones que todos los informes de la presunta participación de Rusia en el ataque al convoy humanitario no tienen fundamento. La solicitud de la parte rusa para proporcionar evidencia quedó sin respuesta. Después de que los Estados Unidos trataron de culpar del incidente a Rusia, el Reino Unido informó de que supuestamente ofrecía imágenes satelitales, para demostrar la participación de Moscú en el ataque. Estas acusaciones fueron negadas por el Ministerio de Defensa de Rusia. Ahora hay una refutación oficial de la ONU.

El 19 de septiembre la ONU envió a 2 poblados de la provincia de Alepo y Homs una ayuda humanitaria para más de 160.000 personas. 18 de los camiones fueron objeto de ataque en el área de Urum Al-Kubra al noroeste de la ciudad de Alepo. Después del bombardeo EE.UU. habló sobre la intención de revisar las relaciones con Rusia en materia de cooperación en el marco de la solución Siria. El canciller de Rusia, Sergey Lavrov informó sobre las intenciones de Moscú de lograr una investigación exhaustiva del ataque al convoy humanitario de la ONU en Siria.

Crímenes de guerra en Siria
En el informa también se reporta sobre “numerosos casos y denuncias sobre lanzamientos desde helicópteros de bombas de fabricación casera con cloro, que resultó en muertos entre la población civil”.

Los expertos de la ONU llegaron a la conclusión de que «la información recogida no implica la participación de las Fuerzas Armadas de Rusia en cualquiera de estos incidentes”. «Con base en el hecho de que todos estos incidentes fueron el resultado de las bombas lanzadas desde aviones, se concluye que los ataques fueron cometidos por la Fuerza Aérea Siria. La utilización de cloro de la Fuerza Aérea Siria encaja en el esquema de las acciones, que se observó en los años 2014 y 2015”,-se indica en el informe de la ONU.

En enero del año 2017, el nominado para el cargo de Secretario de Estado de los Estados Unidos, el jefe de la petrolera Exxon Mobil, Rex Tillerson, se negó a nombrar como crímenes de guerra las acciones militares de Rusia en Siria.

«No quisiera depender de lo que se informó públicamente. Me gustaría la confirmación por parte de las instituciones (del inteligencia-Ed) que me han proporcionado hechos indiscutibles”,-dijo Tillerson a la pregunta de si considera que las acciones de Rusia en Siria son crímenes de guerra.

Durante su intervención ante el senado el jefe de Exxon Mobil también informó, que no reconoce el derecho de Rusia sobre Crimen y dijo sobre su apoyo a la ley Magnitskiy. Esta posición de Tillerson ha sido muy criticada. Se negó a llamar a las acciones de Rusia como crímenes de guerra y el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner. Luego dijo que la administración del presidente estadounidense Barack Obama no estuvo lista para decir que Rusia no ostenta responsabilidad alguna por supuestos crímenes de guerra en Siria.

Fuente