El presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador, Juan Pablo Pozo, resaltó que pese a los ataques de algunos sectores derechistas con los cuales se pretendió desestabilizar el proceso, tras la primera vuelta electoral, en el balotaje el sistema democrático permitirá que se refleje la voluntad del pueblo ecuatoriano.

«Democracia no admite presiones. Reconocemos tensión, pero decisiones han sido asumidas con responsabilidad con el país», expresó Pozo entrevistado por el canal estatal EcuadorTV.

En las elecciones generales del pasado 19 de febrero, en la cual el movimiento Alianza PAIS (AP) se consolidó como la primera fuerza política del país, se produjeron críticas al CNE por la información sobre los resultados de las elecciones.

Sumado a esto, se registraron algunos hechos violentos vinculados con la alianza de derecha CREO-SUMA.

Ante esta situación, el presidente del CNE informó que ya denunciaron en Fiscalía las agresiones que sufrieron servidores electorales.

«Al hablar de ‘fraude’, se está desconfiando de la ciudadanía, de los jóvenes, que son quienes cuentan los votos», acotó Pozo, quien indicó que no hay ni una sola denuncia presentada ante el CNE por presuntas irregularidades en los comicios.

«Trabajamos para respetar la voluntad ciudadana expresada en las urnas», recalcó.

Los ecuatorianos volverán a las urnas el próximo 2 de abril para elegir al sucesor del presidente Rafael Correa entre el candidato de AP, Lenín Moreno, y el de la alianza de derecha, Guillermo Lasso.

En la primera votación Moreno obtuvo 3.716.343 votos, 1.063.940 más que Lasso, quien consiguió 2.652.403.

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ;