En Argentina, el mes de febrero registró una abrupta caída en la imagen del presidente, Mauricio Macri. Por primera vez, los opositores casi duplican a los oficialistas, y el apoyo a su gestión cayó a menos de 40 puntos.

Según una encuesta realizada por la consultora Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), difundida el domingo por Página 12, quienes opinan mal o muy mal de su gobierno también se ubican en un tope histórico por encima del 57%.

En este marco, el saldo negativo es el mayor de toda su gestión, 18 puntos, que contrasta con el saldo positivo de 21 puntos que tenía al principio. Además, los opositores superan a los oficialistas por 26 puntos porcentuales.

En lo referente a los temas de gestión económica, inflación, tarifazos, empleo, recesión, los índices de satisfacción, no pasan de los cuatro puntos en una escala del uno al diez.

Desde diciembre hasta el estudio dado a conocer ayer, los que se consideran opositores pasaron del 45 al 49% mientras que los oficialistas bajaron impresionantes nueve puntos: de casi 33 a 24% .

Para el relevamiento de CEOP, que lidera el sociólogo Roberto Bacman, se entrevistaron a 1.200 personas de todo el país, respetándose las proporciones por edad, sexo y nivel económico-social.

“Febrero -señaló Bacman-, especialmente la segunda quincena, fue muy malo para el gobierno. Sin lugar a dudas y sin temor a equivocarse, este es el peor momento de la gestión Macri desde que asumió la presidencia quince meses atrás”.

Añade que muchos argentinos, especialmente los del segmento de los independientes, confiaron en el cambio propuesto en 2015 pero a lo largo de 2016 no percibieron solución alguna.

Por tal motivo el especialista considera que el Índice de Satisfacción Ciudadana (ISC) se convierte en el indicador clave de esta encuesta, ya que sintetiza el “mal humor social”: medida en una escala de 1 a 10 puntos el ISC arroja un promedio de 3,94.