El director del Buró Federal de Investigación (FBI), James Comey, ha pedido al Departamento de Justicia que rechace públicamente la denuncia del presidente de EEUU, Donald Trump, contra su predecesor Barack Obama, al que acusó de «pincharle» los teléfonos durante la campaña presidencial.

Según publicó la prensa el domingo, que citó a altos funcionarios, Comey hizo esta petición después de que el presidente asegurase que Obama le había intervenido los teléfonos en la neoyorquina Torre Trump justo antes del día de las elecciones del pasado noviembre.

El sábado, Trump publicó varios tuits en los que comparó las supuestas escuchas con el escándalo del Watergate de la década de 1970, que acabó con la carrera del entonces presidente Richard Nixon por pinchar los teléfonos del Partido Demócrata.

Trump, sin embargo, no aportó ninguna prueba para sustentar su denuncia.

Comey afirmó que la acusación era falsa y debía ser corregida, según explicaron los funcionarios citados por los medios.

Obama ya ha refutado los comentarios de su sucesor y los ha calificado de «simplemente falsos».

El domingo, Trump pidió al Congreso que investigase las supuestas escuchas «de motivación posiblemente política».

Etiquetas: ; ; ; ;