La Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BFF, contrainteligencia) dice que el Gobierno de Ankara intenta reforzar la influencia de los turcos que viven en Alemania. Así lo afirmó el jefe de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución-BFF Hans-Georg Maassen.

Según él, la agencia supervisa el «aumento significativo de la actividad de la inteligencia de Turquía en Alemania”. Esto, en particular, se trata de espiar a los oponentes del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de los intentos de influencia, de propaganda y desinformación.

«Hemos estado viendo las consecuencias del conflicto en Turquía para la situación de seguridad en Alemania»,-dijo Maassen. «Existe el peligro de que el enfrentamiento indirecto entre los partidarios del PKK y nacionalistas turcos empeore”,-subrayó.

Según él, «hay un alto potencial de peligro» tanto para los partidarios y detractores de Erdogan.

Las autoridades alemanas temen enfrentamientos en el contexto del referéndum sobre las enmiendas a la Constitución de Turquía. En total, pueden participar unos 1,4 millones de turcos que viven en Alemania.

Fuente